opinión

Simone Augello

¡Seguridad, por favor!

5 Febrero, 2013

Esto no es un artículo, es un grito de auxilio, me siento a redactar esta columna pidiéndole a las autoridades nacionales, regionales y municipales (en mi querido Puerto La Cruz) por soluciones rápidas y contundente al tema de la inseguridad, porque sencillamente nos están matando a mansalva en la calle.

opinan los foristas

Estas palabras no son un simple ir y venir de argumentos, ideas, propuestas u opiniones sobre algún tema en particular, es una vociferación colectiva, es un clamor que nace de todas esos hogares enlutados por la delincuencia desatada, que emana del suelo enrojecido por la sangre de millones de venezolanos que han caído a manos del hampa desbordada.

Ya no existen palabras para decir qué hacer, los venezolanos ya estamos cansados de escuchar planes que no llegan a ninguna parte, estamos hartos de escuchar las mismas cantaletas sobre la inseguridad y como combatirla, este pueblo quiere seguridad, y la quiere ya.

Día a día vemos las últimas páginas de los diferentes diarios, los noticieros de radio y televisión e inclusive las redes sociales inundadas de malas noticias sobre la cantidad de muertos que dejó el fin de semana, del número de decesos en un mes o en un trimestre, vemos pasmados que la juventud se viene a menos, es asesinada a sangre fría y ¿quién le pone la cascabel al gato?… hasta ahora absolutamente nadie.

Repito, este artículo, por lo menos en este día, no es un artículo es un grito de socorro, es una angustia redactada, es un hondo pesar que es derramado en letras y en tinta, son miles y miles de jóvenes y adultos que se nos van por culpa de una mano armada, gracias a los sueños gansteriles de unos muchachos que sabiéndolo o sin saberlo tienen sus días contados gracias a otro joven que desea su puesto de “terror y sangre”.

¡No, no, no podemos soportar más esta situación!, ¿cuántos muertos necesita el Gobierno para actuar?, no con pañitos de agua tibia, o discursitos de jefes de policía, sino con programas agudos, directos y firmes que den al traste con el hampa reinante no solo en los barrios sino en toda la geografía de este país, esto es lo que en verdad necesitamos.

Alguien escribió que la delincuencia es la realidad social más socialista que existe, porque el delincuente no te discrimina por sexo, raza, creencias, o condición económica, para él todos son víctimas de su demencial interés de robar y asesinar; al final somos nosotros los ciudadanos los que sufrimos los embates de este flagelo convertido en cotidianidad gracias al silencio cómplice de las autoridades quienes se hacen de la vista gorda, porque normalmente ellos poseen guardaespaldas que le cuidan su integridad y la de sus familiares más allegados.

P.S: Al sentarme a redactar estas líneas con sentimiento más que con razonamiento, me entero de la noticia de la trágica muerte de Alejandro, hijo del dirigente político, ex alcalde de Caracas y ex candidato presidencial, Claudio Fermín, que Dios lo reciba con los brazos abiertos (he aquí otra muestra de que la delincuencia no cree en nada, ni en nadie, lastimosamente).

Canal Noticiero Digital