opinión

Una a Cochez, otra a Chaderton

21 Enero, 2013

Sr. Ex-Embajador de Panamá ante la OEA:

No hay título más honroso en este momento que el suyo: ex-embajador ante la OEA. Ha salido usted de ese organismo vergonzoso por decir lo que había que decir, sabiendo que los tarifados de la satrapía chavista lo llenarían de improperios y que su mismo país haría el “gesto” de destituírlo. Sale usted de la OEA para la historia. El espectáculo de un luchador digno y solitario ante la cobardía, diciendo la verdad, es siempre solemne y nos da nuevas fuerzas a quienes compartimos su amor por la democracia y la justicia. No solo puede verse usted en el espejo sin avergonzarse sino que su actitud será más y más reconocida en el continente a medida que pase el tiempo.

opinan los foristas

Lo que usted denunció en la OEA se confirma hoy. Los juristas venezolanos han condenado unanimemente la absurda sentencia del Tribunal Supremo de Justicia del país, organismo desprestigiado y manejado por una abogada dos veces expulsada de sus cargos por actos impropios. Las acciones del régimen instalado de manera ilegítima en nuestro país no son vinculantes para millones de venezolanos. Grafólogos y abogados opinan que el decreto nombrando canciller a Jaua es fraudulento .

La imperante situación de anarquía política lleva al país al caos. La comida escasea en los mercados, la empresa petrolera ha sido rebajada de calificación financiera por su alarmante endeudamiento y su declinante producción, el ministro de la defensa da la espalda a la constitución y se dedica a amenazar a los opositores al régimen con la represión armada y los representantes diplomáticos del régimen mantienen el silencio de los esclavos.

Ojalá pudiera reportarle que su digna actitud ha tenido entusiasta acogida entre la oposición organizada de mi país. Lamento decirle que nuestra oposición se ha mostrado inclinada a aceptar pasivamente la farsa que se desarrolla ante sus ojos, como estrategia para lograr la paz. No puede haber paz verdadera en un país donde la intención de una de las partes es la de destruír a la otra. Nuestra oposición organizada sigue actuando como si enfrentara una democracia y un gobierno civilizado. Rechaza la realidad de que el régimen está en plena guerra a muerte contra la democracia y la libertad y por esa actitud de apaciguamiento pagará un alto precio.

Debo confirmarle que el régimen que usted ha denunciado valientemente ante el continente se ha entregado completamente en manos del castrismo. Sus miembros están permanentemente en La Habana, recibiendo órdenes de un régimen asesino que ha esclavizado a su gente por 60 años. El régimen chavista es hoy el patético satélite político de un país miserable, ante el cual se ha bajado los jubones. La invasion cubana a Venezuela es total en asuntos militares, de identificación, en el sector eléctrico (donde se le pagan más de tres millones de dólares diarios por su “asesoria”), en el sector agrícola y en otros órdenes de la vida nacional. Venezuela es hoy un país colonizado por una isla que no tiene nada que ofrecernos, como no sea esclavitud política y social. Debería avergonzarnos que sea usted, Sr. Cochez, quien haya tenido que salir en nuestra defensa, mientras nuestro pomposo embajador defiende con entusiasmo a la pandilla de malandros que maneja el poder en Venezuela.

Su gran gesto en la OEA tendrá repercusiones positivas. Canadá ha pedido el envío de una mision de la OEA a Venezuela, a lo cual el repteante secretario general se ha negado de inmediato pero puede prosperar en el futuro a corto plazo. Es lo menos que la OEA puede hacer en defensa de sus principios tan maltrechos. Quedan países en la OEA sin el bozal de arepas que adorna las fauces de los países forajidos del ALBA.

Espero tener la oportunidad de verlo muy pronto, a fin de agradecerle personalmente su digna actitud,

Gustavo Coronel

——————–

Sr. Roy Chaderton Matos, representante de Cubazuela ante la OEA:

No hay título más deshonroso que el de tránsfuga. No me referiré a su vida privada, error que usted cometió al responder a Guillermo Cochez, sino a comentar su soez intervención en el seno de la OEA. Usted leyó un papel probablemente preparado por sus controladores cubanos, sin responder a los planteamientos políticos del embajador Cochez. Se limitó a insultarlo: “miserable, sin cojones, mál pintor, conspirador, ni caballero, ni diplomático ni político”. Lo suyo fué una descarga propia del burdel del ALBA.

Iris Varela, la pintoresca ministro de prisiones de Venezuela, lo felicitó por ser usted “un dechado de elegancia”. Yo estaría preocupado por este elogio que le llega desde las letrinas del régimen.

Su gran problema existencial es oir lo que dijo Guillermo Cochez sabiendo, en los oscuros vericuetos de su conciencia, que ello era lo que usted debiera haber dicho. Si usted no hubiera dejado la dignidad en el camino hubiese denunciado hace tiempo la farsa política venezolana. Por ello, el notorio contraste entre las dos intervenciones quedó registrado para la historia: la decencia del hombre libre, Cochez, frente a la degradación del vasallo a sueldo, Chaderton.

Usted es el peor representante de ese grupo de diplomáticos que se han plegado a la causa castro-chavista. Digo lo peor porque no fué por convicción sino por mezquinos resentimientos que decidió uncirse, de manera asnal, a la carreta de la satrapía.

No creo que sobreviva politicamente a ese grotesco discurso. El continente entero ya se ha dado cuenta de lo que es usted. Autodefinirse como politico, diplomático y caballero no fue solo indelicado sino una triple mentira. Más preciso sería definirse como (1) el soez, (2) segundón, y (3) de un chofer de autobús.


Etiquetas:

Canal Noticiero Digital