opinión

Más calor a esa olla de presión que es Venezuela

19 Enero, 2013

¿Dónde está José Vicente Rangel? ¿Lo sacaron del juego o se salió? Su bajo perfil en los últimos acontecimientos demuestra algo… no importa lo que diga, a quien entreviste ni como “jale”, está limitado a esa imagen de televisión como única evidencia que existe.

opinan los foristas

Los “muchachotes” protagonistas de estos capítulos se han desligado de su influencia, tal vez demasiado “elegante” para sus “pachotadas” políticas en este juego de “quítate tú que me toca a mí” o “cuando se muera, nadie pasa sobre mí”.

Títulos largos para un jueguito tramposo.

Porque los muchachotes tropiezan, titubean, provocan en ese espacio de contenidas frustraciones y señales esquivas, comienzan a desbocarse y a tomarse en serio un papel que no acaban de entender.

Diosdado, guapetón, de la típica petulancia que no es más que cobardía, amenaza a cada rato destempladamente.

Maduro se empeña en meterse en papel.

¿Usted recuerda aquellos insultos de Hugo Chávez contra España, el descubrimiento que cambió por “Día de la hispanidad”, estimulando el destrozo a las estatuas de Colón que las hordas chavistas, incitadas y delincuenciales arrastraban por las calles en el 2004? ¿Y recuerda todo lo que dijo contra el Rey que lo mandó a callar? ¿Y cómo amenazó a las empresas españolas y los bancos, cómo se burlaba de ellos, como descalificaba a los españoles? ¡ Olvídense de eso ! Maduro en su entrevista a un medio español recogía toda esa basura y declaraba su amor por la Madre Patria, su cultura, su historia, como si nunca Hugo Chávez hubiera decidido la posición que la agraviaba.

El nombramiento del derrotado Elias Jaua, uno de los especímenes más insolentes de la corte chavista, como Canciller, designación ya confrontada por sus irregularidades en la firma y el lugar de la emisión, complica la agenda. Y da pena ajena ver cómo la Holguin viene hasta aquí a rendir pleitesía dimplomática a este personaje.

Todo va poniendo calor a la olla de presión que vive Venezuela.

Nos revitalizamos en la red con el pápelón de un Winston vallenilla que no nos debe quitar ni un segundo de nuestro ánimo sacudido por tantas cosas, y leemos con pasividad la macabra historia del agricultor que sacrifica a la madre porque escuchó una voz divina pidiéndole matarla para salvar a Chavez.

Como esa mente del hijo asesino, la siquis del pais acosada por el odio, la histeria y la ignorancia, lleva al límite su angustia, su desesperaciíon, se rinde agobiada ante la incitación constante a la venganza y también a la culpa porque ese Dios que es Chávez muere por él.

Por él sufre y por él puede morir. A uno se le queda el corazón en la garganta ante tanto abuso, tanto cinismo, tanta irresponsabilidad con lo humano. Se exprime el alma de los venezolanos sin compasión tras los propósitos perversos del poder que sin escrúpulos la invade, la utiliza, la maltrata.

La “continuidad “declarada” por la Morales del TSJ no es solo “administrativa” . Es peor. Es moral…

Canal Noticiero Digital