opinión

La plasta en dos pilitas

14 Enero, 2013

Así calificó alguna vez el expresidente Hugo Chávez a una sentencia del Tribunal Supremo de Justicia, que le fuera adversa a su pensamiento único, y no creo que lo haga de nuevo, siendo que el fallo reciente de la sala constitucional del TSJ, en pleno y con Luisa Estela Morales Lamuño a la cabeza, lo eterniza per secula seculorum.

opinan los foristas

Por nuestra parte no estamos de acuerdo con tal decisión, pero como nosotros sí somos personas de leyes, acataremos tal absurdo jurídico, sin dejar de hacer las observaciones a que haya lugar, interponer los recursos legales necesarios, dentro y fuera el país, porque pensamos y seguros estamos que tal dispositivo ha torcido la verdad, el estado de derecho y la salud toda de la República.

El exfuncionario Nicolás Maduro ha pedido “respeto a las leyes” y ha afirmado que “nadie puede estar por encima de la leyes”. Bueno, más descaro, y muere también de la vergüenza.

Respeto debe él y toda la maquinaria roja de ideas explosivas y planes diabólicos al país, a sus instituciones, al pueblo todo –dije pueblo todo- inclusive, desde luego, sus seguidores, hoy víctimas del engaño y la manipulación más patéticos nunca antes visto, que profiriera des-gobierno alguno en su macabro, odioso y terco afán por querer mandar a todo trance.

Respeto para sus propios simpatizantes y para quienes pensamos distinto, que somos millones de venezolanos que aún apostamos por un régimen de libertades públicas, en democracia y acatamiento de los derechos humanos. Se impone gobernar a Venezuela, urge hacerlo bien, con visión de futuro, que nos permita enderezar tanto entuerto, y soñar un país mejor, sin las amenazas que desde los medios del Sistema Público Nacional lanzan los voceros del oficialismo en contra de los líderes de la oposición.

Hoy me siento sin gobierno, pues no habiendo ocurrido la toma de toma de posesión mediante juramento del candidato elegido el pasado 7 de octubre, lo que hoy manda en Venezuela puede ser calificado de cualquier forma, menos de gobierno legítimo.

Sabemos que a la más mínima observación o cuestionamiento a lo que hoy está ocurriendo en país, el des-gobierno continuará propinando amenazas; quizá haya allanamiento y más violaciones al estado de derecho, pero la verdad sea dicha, sin miedo ni odio podré seguir diciendo algo. Es posible que la palabra no salve, pero el silencio condena.

Insistimos, la tranquilidad de la indiferencia es odiosa y mala consejera. Es una aberrante compañera que no queremos ver ni sentir.

Ni confrontación ni violencia, y mucho menos caer en los peines y zancadillas oficiales, esos que nos ponen muchas veces para tener fundamento y arreciar en sus fechorías bajo el manto de pseudolegalidad.

Ante esta “continuidad administrativa” del Gobierno sentenciada en Dos Pilitas, y que al propio tiempo consideró innecesario el acto de juramentación del Presidente electo, que violenta a todas luces el estado de derecho, no queda otra que responder tal desaguisado desde el propio estado de derecho.

Llegará el momento, nada dura para siempre.


Etiquetas:

Canal Noticiero Digital