opinión

El improbable gobierno de los siameses chavistas

16 Enero, 2013

Un improbable gobierno de improbables, de siameses inhábiles, es lo que tendremos que afrontar en los próximos meses, o años, eso nos espera…

opinan los foristas

Cual siameses conectados por el vínculo más inverosímil, deberán tratar de avanzar juntos, con previsible paso de tropiezos mutuos, y deberán mostrarse unidos, pero a la vez conservando distancias prudentes, y esto por una razón muy simple: habrá que gobernar, y eso generará responsabilidades que deberán repartirse, donde antaño uno sólo lo hacía todo, en todas las instancias, y a nombre no de una administración, sino de sí mismo y del designio providencial al que obedecía.

El TSJ en su sentencia aplicó el principio de la continuidad administrativa, que es principio sano aplicado a la administración pública, pero no al gobierno, en donde el imperativo es la alternabilidad y no la continuidad, desde luego, lo hizo para justificar lo que habría de ocurrir el 10 de enero, pero la sentencia del TSJ busca también aprovechar toda la inercia administrativa que podría quedar, para tratar de prolongar al máximo la gobernabilidad, tranquilizando por ejemplo al chavismo burocrático, que deberá seguir con algún grado de ”inquieta serenidad” al frente de la nave del estado.

El régimen deja de ser caudillista, mesiánico, carismático, personalista, bonapartista… para volver a ser gobierno, incluso gobierno convencional/rutinario de funcionarios y de supuestas instituciones, y deberá responder por la presión de mantener el funcionamiento de la maquinaria gubernamental: pagar nóminas, ejecutar presupuestos, firmar contratos, administrar la cosa pública, etc, etc… y muy importante: responsabilizarse por acciones, inacciones y sobre todo, por las inconmensurables promesas electorales del 2012, que son el verdadero legado del Comandante, y de la cuales andará pendiente el pueblo que votó una vez más, por el proyecto de una patria nueva… (Aunque con reticencia creciente y sin expedir en muchos casos un cheque en blanco como en ocasiones anteriores)

Los tres millones que por ejemplo, firmaron para optar a la misión vivienda, serán los verdaderos vigilantes, fieles y leales, y ¡EXPECTANTES!, de que la voluntad del Comandante se cumpla, y así como obedecerán el mandato de aceptar a Maduro, pretenderán que otros mandatos sean igualmente cumplidos.

Es más, respaldaran a Maduro precisamente buscando, esas determinadas garantías de “fiel cumplimiento”.

Sin embargo, y en contraste dramático que solo asimilarán luego (y solo una vez superado el impacto de la pérdida definitiva). La gente en sus protestas diarias, ya no podrá seguir diciendo “Chávez escúchame, Chávez párame, Chávez date una pasadita para que veas que tus ministros te mienten…”

Para que Maduro pudiese coger el timón de la nave sin sobresaltos, incluyendo sobresaltos “administrativos”, el TSJ en ruptura histórica, se limpia de “formalismo burgués” desechando su misma constitución bolivariana, pero eso fue lo que pasó el 10 de enero… en cambio, el otro poder, representado por la Asamblea Nacional, cinco días antes procedió a la renovación de su directiva, en estricto apego a la legalidad -un poco abusivamente a decir verdad- pero alineándose con la “formalidad burguesa”.

Por lo tanto, Maduro como Vicepresidente de la República, se inaugura en el poder pisoteando la legalidad, mientras Diosdado como Presidente de la Asamblea, se renueva cinco días antes, respetándola con integridad, en otras palabras, queda servida -en teoría- la vía legalista, para hipotéticas intervenciones de restitución de la constitucionalidad, que podrían llegar a ocurrir quien sabe como, por parte de uno o más compartimientos del mismo poder chavista.

A partir del día 10 de enero, la dualidad del poder quedó habilitada como potencial situación a presentarse en un “futuro x”. Del vacío de poder mientras tanto se encargarán los herederos de la línea colonial cubana, del poder alterno ya veremos, porque aún no debe creerse del todo en ciertas inecuaciones que apuntan a la inevitabilidad de ciertos personajes públicos y notorios…

Este año es factible que todo aguante, de hecho, el actual chavismo triunviro de Maduro-Cabello-Ramírez podría durar años. En todo caso, una mitad del país deberá antes superar el proceso luctuoso de una ausencia real e irreversible más allá de cualquier calificación oficial, y la otra mitad, pasar por el proceso de superar el electoralismo y la telepolítica, como las vías únicas para la acción y el trabajo político.

Porque ni el chavismo en su forma actual, determinado exclusivamente por una lógica unidimensional dirigida solamente a la retención del poder, ni su oposición de lógica simétrica, de líderes personalistas, que sólo se concibe con candidatos en permanente campaña electoral, podrán representar solución alguna… porque son propuestas destinadas a agotarse, porque son proposiciones de continuidad con una dinámica política que no sobrevivirá, a la desaparición definitiva de Chávez.

La oposición además deberá insistir en plantearse una línea principista, de defensa de la legalidad, de defensa de la soberanía, una línea nacionalista, de restitución democrática, de restitución de la alternabilidad, de reconstrucción institucional, promoviendo la convergencia amplia con todos los poderes y todos los sectores del país, en torno al supremo interés nacional, manteniéndose desde ya en un curso de posible coincidencia futura, con la insurgencia de un proceso de verdadera transición democrática, la única vía posible para superar esta etapa declinante en la historia del país, e inaugurar otra sostenible en el tiempo.

El joropo que viene aún no tiene título, pero se lo podría poner dentro de algunos meses, el primer ciudadano de a pie que en medio de circunstancias de creciente “enbochinchamiento”, comience a preguntarse: ¿quién gobierna?…

twitter: @FBoccanera

Canal Noticiero Digital