opinión

Basura “revolucionaria y socialista”

20 Enero, 2013

A pesar del fabuloso y costoso esfuerzo por limpiar la ciudad para evitar así cualquier riesgo de contaminación y enfermedad, el problema de basura es reincidente. Sigue azotando a todas las principales ciudades venezolanas. Gravita sobre el hecho que significa derrumbar premisas, presunciones o ideales sobre los cuales buena parte de estas ciudades, alcanzaron de alguna forma a depararse entre distintas referencias que dieron cuenta de atributos de orden, hermosura y placidez que enamoraron a propios y extraños. Mérida, por ejemplo, fue una de ellas. Asimismo lo fue Caracas.

opinan los foristas

Pero a la actualidad, estas perdieron la magia que en otrora permitía su disfrute desde la identidad, la ciudadanía y la gobernabilidad. Triada ésta que sirvió para proyectar las capacidades y virtudes de poblaciones que supieron vivir el sentido de su gentilicio. Es triste pensar que la apesadumbrada situación que ha escarmentado el país, fue resultado de un infame enfrentamiento entre cúpulas de poder sin que hubiesen podido revertirse los efectos a que condujo tal desastre. Desastre éste no sólo ecológico, estético, ético, cívico, moral, de higiene y salud. Sino que justamente, ha sido un problema de falta de ciudadanía, identidad y gobernabilidad.

Esta situación puede así analizarse toda vez que buena parte de sus causas son de índole político y se esconden en el contexto de la crisis política que agobia al país en pleno. Sobre todo, cuando la polarización que viene padeciéndose tiene consecuencias cuyos efectos ponen de manifiesto el aludido problema de la basura que del mismo modo incomoda la funcionalidad administrativa y, por supuesto, de imagen. Los esfuerzos por limpiar las ciudades venezolanas, siguen resultando efímeros. No sólo por lo que representa la indolencia a la cual ha acostumbrado el gobierno paternalista o “alcahueta”. También, la carencia de escrúpulos de vecinos que no se conmueven de convivir con la basura y las situaciones de inseguridad que ésta incita. No hay duda de que en el fragor de estas eventualidades, ya con visos de comportamiento urbano, hasta la basura luce ideologizada. Pareciera que ahora deberá hablarse de una basura “revolucionaria y socialista”.


Etiquetas:

Canal Noticiero Digital