nacionales, política

Andrés Cañizález: Seguimos sin saber

14 Enero, 2013

Blog de Andrés Cañizález en ND.- Los medios de comunicación nacionales internacionales le dieron en los últimos días un enorme despliegue en sus espacios a la situación política e institucional en Venezuela. No es para menos.

vaya al blog

La inefable decisión del Tribunal Supremo de Justicia dejando en el terreno de “¿quién sabe?” todo lo relacionado con la juramentación de Hugo Chávez como presidente, para un nuevo período de gobierno, junto a las estrambóticas intervenciones en el seno de la Asamblea Nacional, que dejan igualmente sin efecto un límite de tiempo para que el comandante regrese al país, son sin duda claras expresiones de la anomia institucional del país. Pero vayamos más allá de todo esto, que es sin duda importante, para mirar un asunto que no puede seguir evadiéndose. Los venezolanos seguimos sin saber. Así de sencillo.

 

Un país entero tiene año y medio de sostenida desinformación y ocultamiento de la verdad en torno a la salud del jefe de Estado. El resultado no podía ser otro que la coyuntura en la que estamos, un país y sus instituciones signadas por la incertidumbre. ¿Tendremos presidente? ¿Cuándo vendrá? ¿Pero sí viene? Todo esto tiene un peso mucho más importante en un modelo de gobierno presidencialista como el nuestro y en particular en experiencias mesiánicas de ejercicio del poder, que es un asunto central que ha caracterizado a estos 14 años. Este período si puede definirse como algo es como “la era Chávez”.

 

Tengo serias dudas de que muchos de los diputados que levantaron la mano en la Asamblea Nacional para extender por tiempo indeterminado la permanencia de Chávez en Cuba, sepan realmente cuál es el real estado de salud del paciente habanero. Siguieron una línea política y punto. Tampoco unos cuantos magistrados del TSJ de la todopoderosa Sala Constitucional tendrán información exacta sobre las dolencias del comandante. La desinformación no sólo la padecemos los ciudadanos comunes y corrientes, que ya es grave dada las implicaciones de problema de Estado que hoy tiene la salud de Chávez, sino que también arropa a amplias esferas del propio poder chavista.

 

Paralela a esta desinformación sistemática se ha lanzado una clara campaña propagandística para mitificar a Chávez. La línea principal es lograr la identificación de cada persona con Chávez, asumiendo que Chávez no sólo es una persona de carne y hueso (que hoy convalece en Cuba) sino una identidad política con tintes religiosos. La suerte de juramento que leyó Nicolás Maduro este jueves al concluir el acto público apunta en esa dirección. Se informa menos y se glorifica más.

 

Sobre este asunto del derecho a saber, del derecho a la información y la salud de los jefes de Estado, ha aparecido oportunamente un pequeño pero documentado y responsable ensayo hecho por la Alianza Regional por la Libre Expresión e Información, de la cual por nuestro país forma parte Transparencia Venezuela. Además de trazar algunas referencias históricas de otros contextos, el documento analiza los recientes casos de Venezuela, Paraguay, Argentina y Colombia. Este documento puede verse en el sitio web http://www.transparencia.org.ve La discusión central está precisamente en el terreno que nos afecta a los venezolanos, ¿tenemos derecho a saber sobre la salud del presidente o éste puede escudarse en su derecho a la intimidad?

 

En diversos textos he sostenido, a tono con lo que viene siendo la tendencia política y jurídica internacional, que los personajes públicos (y especialmente aquellos electos por el voto popular) terminan teniendo menos esfera privada, y esto es especialmente relevante en enfermedades que como en el caso de Chávez lo ha alejado del poder en pleno cambio de un período a otro.

 

Según la norma constitucional de Venezuela un camino a seguir sería la designación de una junta médica que evalúe a Chávez y determine si efectivamente podrá volver o no al poder. Por razones políticas esto no tendrá lugar y es otra manera de negarnos la información a los ciudadanos.

 

@Infocracia

 

Canal Noticiero Digital