opinión

Aló presidente, ¿dónde está?

7 Enero, 2013

Confusión y miedo comienza a apoderarse del pueblo venezolano ante tanta desinformación sobre el estado de salud del primer mandatario. Desde el pobre hasta el rico se hacen la misma pregunta; ¿qué va a pasar con Venezuela? ¿Estará verdaderamente muerto o es otra farsa de los hermanos Castros para seguir robando las riquezas de nuestro país?

opinan los foristas

Como si se tratara de una de esas películas de abducción de Hollywood, ya el pueblo lleva más de 26 días sin tener una respuesta por parte del gobierno bolivariano ni del gobierno de Cuba sobre la salud del presidente
Ni tarot ni bola de cristal. La realidad es una, solo Fidel nos podría informar si el presidente se encuentra en un estado grave o no. Mientras el médico Marquina nos ha dicho reiteradamente en varias ocasiones que el presidente está muy grave y que probablemente no llegaría al diez de enero, el vicepresidente Maduro por otro lado, nos dice que este se encuentra recuperado y que había mantenido un dialogo con sus funcionarios más cercanos.

Para nadie es un secreto que los hermanos Castros necesitan del ingreso económico del país para sostener la administración de la isla. Debemos recordar que la economía cubana cayó en depresión en los años noventa después de que la Unión Soviética abandonó la isla, trayendo como consecuencia constantes apagones y bajas eléctricas por falta de combustible y carencias de todos los productos alimenticios.

Pero mientras el mandatario se encuentra más perdido que el hijo de Limber, las preocupaciones a nivel internacional comienzan a sentirse especialmente en las casas de las viudas del presidente ubicadas en Bolivia, Nicaragua, Ecuador y Argentina, quienes han chuleado parte de las riquezas de Venezuela a través de su hermana el ALBA.

Aló presidente, donde está. En fin, los venezolanos debemos estar preparados para cualquier cosa que suceda en el país. Pero en una cosa deberíamos estar seguros y es que, si en el país se llaman a elecciones a causa de la ausencia del mandatario, debemos responder al auxilio de la patria. Si no, esperemos que estos juramentos y lealtades entre Nicolás Maduro y Diosdado Cabello duren el mismo tiempo que dura una cordura en una lectura de un testamento de un tío rico.

obruzual@hotmail.com

Canal Noticiero Digital