opinión

Al sádico traidor y al chulo de doble moral

14 Enero, 2013

Primero debo reconocer mi error al considerar que dos de ustedes tenían la mínima decencia que les hubiera obligado a no venir a convalidar la Farsa violatoria de nuestra Constitución, puesta en escena en la calle el 10 de enero. En mi artículo anterior escribí “Suponemos que los asomaos Evo y Mujica, ya habrán sido oficialmente notificados de que no habrá ceremonia de juramentación este jueves 10, y no vendrán”. Me equivoqué de cabo a rabo con ustedes dos, vinieron, convalidaron la estulticia fraguada en La Habana, secundada por la AN y el TSJ. Con madame Bótox no me equivoqué, no cambió el plan de vuelo y fue a La Habana, pero protagonizó mi segunda opción: B. Va y declara lo mismo que otros, “no lo pude ver” (artículo del 10 de enero, LA AN CONVERTIDA EN GALLERA DE OCULTAMIENTO Y ADORACIÓN). A Orteguita ni lo mencioné, porque ese bastardo es capaz de cualquier bajeza y no sorprende ni siquiera que pueda estar sobrio a ratos.

opinan los foristas

ORTEGA: Eres un vulgar ambicioso que por mantenerte en el poder traicionas principios, compañeros de lucha, al pueblo (incluso al que, bajo engaño, te sigue). Tus componendas con Alemán y su facción, ya te describen como alguien que no puede ser mejor que los Somoza. Tus abusos desde la cima del ejecutivo, pervirtiendo los poderes y adulterando las verdades, no pasan desapercibidos para la sociedad mundial, aunque una parte de ella finja que los desconoce y se asocie a tus perversos objetivos, interés del más abyecto. La guinda a tu currículum la conforma tu horrible prontuario de sádico sistemático, denunciado e impune. Zoilamérica Narváez declaró en un tribunal del país que malgobiernas, que fue víctima de tu pedofilia desde la edad de 11 años hasta pasada la adolescencia, con la desnaturalizada complicidad de Rosario Murillo, su madre y tu compañera de fechorías, la ambiciosa que comparte el poder, las prebendas y tus muy enfermizas inclinaciones. Sergio Ramírez, Ernesto Cardenal, los hermanos Mejía Godoy, pueden dar fe de tus traiciones a los ideales sandinistas, víctimas de la prepotencia de tu secta, de la apropiación indebida de sus individuales contribuciones para derrotar a la anterior tiranía, y de la gesta colectiva. Los insultos proferidos en contra de la Oposición en Venezuela, seis millones y medio de personas adultas que no merecen tus agresiones, ya habrían sido inaceptables pronunciadas en Nicaragua contra los opositores nicaragüenses, pero vomitadas en un acto proselitista para avalar otra violación de nuestro marco legal, dan la medida exacta de tu pequeñez como hombre y como político. Tu cobardía y perversión aumentaron la ruindad que te ganaste cuando apareciste como un vulgar sádico, capaz de maltratar y traumatizar a una niña. Los niños son los eslabones más débiles de la Humanidad, porque les queda toda la vida por delante para sufrir las consecuencias de las asquerosidades que seres indignos como tú, Daniel Ortega, hayan podido cometer en su contra. Pelele, buitre y carroña, tu madre, por no haberte abortado.

PEPE MUJICA: Representas esa doble moral que encarnan Lula y Bachelet, demócratas y modernos en sus propios países, dogmáticos y estalinistas afuera, a favor de caudillismos, arbitrariedades y todo tipo de anacronismos. Simultáneamente declaras que “Cuando pase Chávez, no habrá construido ningún socialismo”, “el socialismo del siglo 21 no es el camino que elegiría, preferiría uno de construcción, menos espectacular, más autogestionario”, “los gobiernos no deben ser tan de izquierda como pensábamos hace 40 años ni pueden ser tan de derecha como cosas que vimos en esta América. La aguja parece que se va arrimando un poco al centro”, y sin transición te pones en la fila para recibir tu parte del irresponsable reparto de Chávez, de la torta petrolera a sus amigotes, siempre y cuando se hagan de la vista gorda ante sus fechorías, avalen las contínuas violaciones a la Constitución que comete el régimen militar chavista, como en esta vergonzosa comedia del PSUV a pleno sol, en que ustedes se juramentaron jocosamente por el presidente electo, a quien no hemos visto ni oído desde el 8 de diciembre, y sobre cuya presunta enfermedad, operaciones, tratamientos y condición actual no hemos recibido los venezolanos el primer Reporte Médico confiable. En otras palabras y resumiendo, te haces cómplice en Venezuela de lo que jamás respaldarías en Uruguay, y tu responsabilidad es mayor por dos razones; enfrentaste a un régimen militar (hoy apoyas una atrocidad similar, pero no estás entre las víctimas, estás entre los beneficiarios de lisonjas y prebendas, donación de 10 millones de dólares para Hospital en Montevideo, casas uruguayas ya canceladas, que debieron y no han sido construidas acá), y la información que los servicios de Inteligencia y los diplomáticos del Uruguay deben proveerte, acerca del papel que cumplen las lavadoras, los chantajes y los billetes en la “formación ideológica y la intención de voto” de ciertas mayorías circunstanciales en Venezuela, como de la situación real del ajedrez cubano y el control castrista de una pieza primordial, mantenida en el CIMEQ no se sabe en qué condiciones (si está rota, sin barniz, o completamente inútil para seguir en el tablero). Tenías un Currículum satisfactorio, al participar en los guisos internacionales y en esta Bufonada de la continuidad del ausente, le añadiste referencias de Prontuario. ¿Apostarías tu Presidencia a que Chávez NO está en condiciones de irreversible agonía e inconsciencia, o muerto? Pepito Hipocritón.

SOBREEXPLOTACIÓN DE LA DIVINA PASTORA. Los creyentes sinceros no deberían aceptar la creciente intromisión de elementos ajenos a la tradición, como la innecesaria presencia y control de cientos de militares uniformados, en una Procesión que ha ocurrido por más de un siglo, bajo la sola organización y el protagonismo de los fieles, civiles, en un acto religioso que congrega gente de toda Venezuela y algunos del exterior. Tampoco es aceptable la participación con fines proselitistas, ni la exageración con el uso y abuso de su imagen. Colocaron desde el año pasado un mamotreto enorme frente a la Flor (el Pabellón diseñado por el arquitecto Fruto Vivas, que nos sirvió de sede en la Feria de Hannover y ahora está en la confluencia de las avenidas Venezuela y Bracamonte) que nada le agrega al culto, pero si disminuye la visualización y el protagonismo de La Flor en su ubicación barquisimetana. ¿Aceptarían un mamotreto de igual tamaño y luminosidad, representando a La Flor, frente a la Iglesia de Santa Rosa? Al César lo que es del César, y a cada ícono el respeto y trato que se merece.

Canal Noticiero Digital