opinión

¿Y Chávez?

12 Enero, 2013

Maduro está otra vez en La Habana. Al parecer reunido con Cristina y Humala. Al parecer también Cristina, toda de negro, no vió al “paciente barinés” sino que saludó a las hijas.

opinan los foristas

Estas vsitas no pautadas de la argentina y de Humala podría resultar inquietantes y de alguna manera abrir brechas que podrían contradecir la estrategia desinformativa del gobierno de Chávez que no tiene a Chávez ni quiere dejar que nadie sepa si está, si no está o como está.

Imagínense por un momento que Humala, que nadie sabe por qué coincidió con la argentina en Cuba, vea a Chávez entubado y inconciente, o vivaz y chicharachero, o, si le negaran verlo, que alguno de la comitiva escuchara a Cristina comentarlo, y ¡zaz! saliera la verdad.

Inevitable y contundente.

Cualquiera.

Si está sano y chicharachero, se consuma otra vez el engaño público. Si está inconsciente, todos los informes, mensajes y cartas confirmarían el engaño reiterado no sólo al mundo sino a este pueblo hechizado por la propaganda alienante y la personificación divina del hombre casi inmortal, dueño de corazones y destinos, el más manipulado y utilizado por esta conjura perversa.

Si está inhabilitado, ausente, esperando solo de un botón para terminar con el sufrimiento, también sale una verdad que acusaría a Fidel, a Raúl, a Diosdado, Cristina, y todos los que conforman la trama obscena, voraz.

Y si estuviera muerto, si como lo refirieren algunos mensajes lo está y este hermetismo, esta burla a la angustia de su pueblo atormentado por su dolencia y su lejanía sale a la luz… ¿cómo termina este teatro, esta componenda, esta trama sombría?

Hoy somos el plato suculento de la noticia.

Estaba viendo la foto de Nicolas acariciando la cabeza de Diosdado sin cabello, por cierto, riéndose los dos deleitados en el contacto de piel a piel, con una fruición empalagosa, cursi, ajena a toda seriedad política, una referencia que devuelve a Venezuela al folklorismo tropical de viejos tiempos, ridícula, inoportuna y degradante.

Ellos se enseñan asi ante el mundo que se pregunta lo mismo que nosotros: ¿de qué se ríen? Desbordados y atorados insultan, amenazan, encadenan cuando les provoca, pero tras todo el abuso y el desacierto, la pregunta sigue en el aire: Agresiones contra los estudiantes, a Globovisión por nada más y nada menos que ¡difundir la Constitución! ¿Y Chávez?

Poco a poco se va consolidando la fuerza que había drenado su amargura tras el 7 de octubre.

La respuesta tiene que darse. De alguna forma se sabrá. Pompas, cánticos, lágrimas, mentiras, pero allí quedaran la Morales y su prontuario que recorre Internet, y la pregunta que tiene que ser contestada: ¿Y Chávez?

Canal Noticiero Digital