opinión

Luis José Semprum

¡Pongamos fin a la dominación cubana!

5 Enero, 2013

Para un país soberano, como se supone que es Venezuela, resulta inaceptable que la salud del Presidente sea un secreto de Estado; pero más reprochable todavía es que esa información sí sea conocida y manejada por el régimen cubano.

opinan los foristas

Es indignante ver cómo los ministros viajan a Cuba a su antojo, sesionan y manejan nuestros destinos desde La Habana, y hasta tienen la desfachatez de firmar un pacto en donde participan Raúl Castro y Ramiro Valdés como si éstos fuesen ciudadanos venezolanos. Sabíamos de la dominación cubana, pero ya esto es el colmo del descaro y de la humillación.

La sumisión al castro-comunismo en estos catorce años ha facilitado la ideologización y el control de nuestras instituciones. El resultado directo es la paulatina abolición de la propiedad privada, las expropiaciones de tierras e industrias, y la destrucción de la actividad agropecuaria. Es decir, que nuestra debacle económica se debe al control ideológico sobre nuestras instituciones ejercido por los cubanos; por esta razón Venezuela dejó de ser un país productor y competitivo para convertirse en una nación ineficiente y dependiente de las importaciones.

Asimismo, los cubanos han incorporado a nuestro sistema judicial su esquema de persecución, represión, y de silencio a los medios de comunicación, por ello el régimen chavista es catalogado a nivel nacional e internacional de dictadura. Es gracias a los cubanos que en Venezuela abundan los exiliados, procesados, perseguidos, y presos políticos; y aunque Chávez se enorgullece de exhibir a la jueza Afiuni y al comisario Simonovis como trofeos, la verdad es que son presos políticos de Fidel Castro y de su régimen castro-comunista.

Los cubanos se han apoderado también del sistema de cedulación, las notarias, los registros y hasta del manejo migratorio. Teniendo en sus manos el sistema de identificación, dominan a su antojo el sistema electoral, siendo el fraude la manera como Cuba garantiza la continuidad de su dominio, haciendo que los candidatos afines al castro-comunismo “ganen” cualquier comicio en el que participen.

Nuestros recursos no se invierten en solucionar los problemas que aquejan al país, sino que se destinan a financiar a los gobiernos del ALBA, en especial al cubano. Es inconcebible que teniendo Venezuela fallas de suministro eléctrico, déficit de atención médica, y un crecimiento evidente de la pobreza, destinemos cifras multimillonarias para resolver esos mismos problemas en otros países y en especial a Cuba, para que de esa manera se sostenga la revolución castro-comunista en todo el continente.

Esta situación resulta realmente inaceptable e indignante; particularmente en un país cuyo principal legado es haber liberado a cinco naciones. Se trata, sin duda, de la humillación más grande que hemos vivido a lo largo de toda nuestra historia. ¡Qué verguenza! ¡Qué deshonra!

Es por ello que todos los venezolanos, especialmente los integrantes de nuestras Fuerzas Armadas, debemos unirnos para ponerle fin a la dominación cubana. Los militares, por mandato constitucional, están particularmente obligados a defender y a hacer respetar nuestra soberanía. La sociedad entera está esperando a que cumplan con su sagrada obligación.

@LuisSemprumH

Canal Noticiero Digital