opinión


El Nacional / ND

Un crimen casi perfecto (II)

30 Diciembre, 2012

En artículo anterior describimos escenarios para una posible sucesión de Chávez. Antes asesores cubanos se habían reunido con Fidel, Raúl Castro y Chávez en La Habana tan pronto se supo que el Presidente padecía de cáncer. A un año de las elecciones, lo más importante era asegurarse que el paciente viviera lo suficiente para presentar su candidatura y realizar una campaña más o menos visible. Hubo varias juntas médicas, cuya conclusión fue que era riesgoso convocar a elecciones en la fecha tradicional de diciembre.

opinan los foristas

Luego de numerosos exámenes se concluyó que el paciente podía mantener una apariencia de salud hasta aproximadamente el mes de octubre de 2012. La primera decisión fue, pues, en la elaboración del crimen casi perfecto, fijar la elección para ese mes.

La segunda decisión fue utilizar la enfermedad del Presidente como una muleta para estimular la lástima y el dolor popular. Esta estrategia se utilizó sin pudor a todos los niveles de la administración pública y por todos sus funcionarios: “Hay que votar por la salud del comandante” representó la menos edulcorante de las frases llenas de invocaciones y ditirambos de todo corte, desde bendiciones religiosas, rezos y misas hasta ritos de todo tipo. Todo lo cual era de esperarse. Lo intolerable fue que se acusara a la oposición, de faltarle el respeto al Presidente y de ser insensible a su enfermedad. Lo cual era falso pero sirvió para enardecer a sus seguidores, a muchos indecisos y hasta algunas almas nobles de la oposición.

Establecida la nueva fecha de la elección presidencial y la estrategia mencionada, ésta se completó con otras decisiones críticas: Fijar los comicios a gobernadores y asambleas legislativas para diciembre 2012. Al apostar a ganar la Presidencia con Chávez como candidato era lógico esperar que el PSUV arrasara en las elecciones regionales, apenas a dos meses de distancia.

Pero, por si acaso, todo lo anterior no fuera suficiente para ejecutar el crimen casi perfecto, se emplearon los recursos del Estado para sobornar a los electores mediante amenazas a todos aquellos que de una u otra forma dependían de éste para su subsistencia.

Se importaron artefactos de línea blanca y se repartieron a manos llenas a las poblaciones de estados “peligrosos” como Zulia, Lara, Bolívar, Mérida, Táchira, Miranda, Anzoátegui, Monagas, Nueva Esparta, Amazonas y Aragua. Aunado a todo esto, se construyeron viviendas a toda máquina que pronto estarán inservibles pero que, a quienes no las recibieron les quedó la esperanza de lo que vieron.

Todo crimen necesita de cómplices y en este caso la abstención de la oposición redondeó la faena. Pese a que el plan del crimen casi perfecto estaba allí, para quien quisiera verlo, debemos confesar que nos sorprendió la derrota del muy competente Pablo Pérez por un candidato que no es del Zulia pero que por largos meses se portó arbitrariamente como un gobernador paralelo, inaugurando obras y regalando artefactos de todo tipo.

Aún así, con ese ventajismo me duele que mis coterráneos tengan tan frágil moral como para vender su conciencia por doce monedas de plata.

Ahora que perdimos además del Zulia, otros baluartes. Hay que mantener la unidad y diseñar una nueva estrategia que impida que se repita, sin castigo, otro crimen casi perfecto.

Como ya conocemos sus malandrajes actuemos para que no nos repitan las fórmulas.

PD: Algunos se consuelan porque obtuvimos 45% de votos y ganamos en 11 ciudades pero perdimos 20 estados y en esa competencia no hay medallas de plata.

http://quiroscorradi.blogspot.com/

alberto_quiros@intercon.net.ve

Canal Noticiero Digital