opinión

Protesta y vota

15 Diciembre, 2012

Por ahora, las opciones que quedan para expresar nuestra disconformidad con nuestras ejecutorias y nuestra indignación ante los abusos del régimen se reducen a votar. A hacerlo este domingo 16 con honor, con dignidad y con entusiasmo, para dejar constancia de nuestra infatigable voluntad de luchar por la restauración de nuestra democracia y recuperar la esencia de nuestra identidad, democrática y libertaria, extraviada en el delirio del caudillismo militarista y autocrático que nos ha traído a esta gravísima crisis nacional.

opinan los foristas

Lo haré aún perfectamente convencido de que todo este jolgorio electorero es la cortina de humo usada por un régimen neofascista para imponer su naturaleza absolutamente ilegítima y antidemocrática, que ha montado un tinglado de manipulación instrumental que viola todos los preceptos constitucionales y nos impone sentarnos a jugar en una mesa de póker con cartas marcadas. Siguiendo el clásico esquema de las llamadas “democracias populares” vigentes durante medio siglo en los alrededores de la Unión Soviética. En todas las cuales, además de existir una seudo oposición, se votaba, pero sólo para elegir a los representantes designados de los correspondientes partidos comunistas.

Lo haré, pues, bajo protesta. Pues a pesar de las flagrantes evidencias de la brutal manipulación del régimen, del uso indiscriminado, abusivo y desenfadado de todos los medios del Estado, del montaje de un parapeto comunicacional plenamente totalitario, del derroche y despilfarro de nuestros recursos para favorecer a sus esbirros y de la carencia absoluta de neutralidad y justicia de parte del árbitro, totalmente al servicio del régimen, incluyendo a quien sirve de parapeto democrático – me refiero al Sr. Vicente Díaz – la llamada oposición democrática agrupada en la llamada Mesa de Unidad Democrática – MUD – ha sido incapaz de defender nuestros derechos ciudadanos, plegándose de manera aviesa e inaceptable a los objetivos legitimadores de un régimen dictatorial.

Este 16 de diciembre se cierra todo un ciclo de esta grave crisis existencial. Llegamos al fin de nuestras ilusiones. El régimen se prepara a montar el puente de transición desde un chavismo con Chávez a un chavismo sin Chávez. De una autocracia personalista, a una autocracia de partido. De un régimen que arrastraba ciertos rasgos de la vieja democracia a un régimen plenamente soviético y cubanoide. Puede que en el mejor estilo de esas mal llamadas y tristemente célebres “democracias populares” tengamos que rendirle honores a un caudillo embalsamado. Que surja una nueva religión de Estado. Y que a la perversa y falsa adoración a Bolívar, se sume la perversa y falsa adoración a Hugo Chávez.

Votaré para impedirlo. Votaré por quienes mejor representan mis pensamientos y mis convicciones. Y por lo mismo, votaré reivindicando el derecho de un pequeño partido, pero limpio de toda práctica cómplice y de todo propósito alcahuete. Votare con la tarjeta de ABP. Te invito a hacerlo.

Canal Noticiero Digital