end header begin content

ni tan al margen

(opinión) Salvo en ND, nadie secunda la campaña macabra

31 diciembre, 2012

Er Filósofo de La Pastora.- Cuando se revisan los medios internacionales y nacionales a los que se les pueda atribuir cierta responsabilidad ética aun siendo férreos opositores del gobierno venezolano, no se encuentra ni un ápice de información sobre esa presunción de que el presidente Hugo Chávez se encuentre moribundo o que ya murió y el gobierno venezolano no ha querido anunciarlo; excepto en el foro de ND.

opinan los foristas

No es, afortundamente, una decisión editorial de este foro sino que al ser un medio de opinión antes que de información, son colgadas notas o post que se hacen eco básicamente de dos sujetos que han estado excitando el odio de la extrema derecha venezolana, que son Nelson Bocaranda y el doctor José Rafael Marquina.

El primero, que ha sido considerado siempre un periodista amarillista, oportunista y sin un mínimo de responsabilidad en todo lo que ha hecho en su vida, encontró esa veta de información relevante para regresar ya anciano y desprestigiado a la palestra pública.

El segundo, el supuesto médico Marquina hasta ahora desconocido, emergió quien sabe de dónde haciéndose famoso a costa de continuos mensajes en la red social, cuyos contenidos han sido más que todo deducciones lógicas esperables de la enfermedad que se conoce de Chávez y de las operaciones que le han hecho y que también han sido previamente conocidas.

A partir de allí, se generó una cadena de rumores que está revelando una vez más el carácter grotesco de esas redes sociales, constituidas no en tribunales de la verdad sino en pocetas de la difamación.

Me comentaba un amigo, que opina que la gravedad de Chávez es un show, que en esa línea quienes lo han montado usan los mensajes de Marquina para retroalimentar su propio guión. De ser así, estariamos ante un fraude espectacular comparable solo con las fábulas que se atribuyen a la administración de Baby Bush en los casos de las torres gemelas y la invasion de Irak.

Con cierto alivio podemos decir que la casi totalidad de los medios de información que todavía poseen alguna seriedad, nacionales o internacionales, se han abstenido de caer en ese juego macabro desatado contra el Presidente de Venezuela, que es el funcionario de más alto del poder público de un país soberano que debería recibir un mínimo de respeto.

Quienes cuelgan notas destempladas deseando la muerte del Presidente o dando informaciones infundadas sobre la supuesta muerte, lo hacen desde el anonimato garantizado en el foro, y por ello se sienten impunes; pero son violadores sistemáticos de la ley venezolana.

Reviso día a día los medios reflejados en la web, y el unico instrumento conocido que he encontrado donde se realiza esta campaña macabra, es en ND. Y repito, la responsabilidad no es del portal, ya que se trata de un medio de opinión; pero en mi criterio debería haber producido una más severa advertencia sobre los excesos en que algunos foristas incurren aprovechando la libertad de opinión que se les brinda.

Porque en fin de cuentas, nadie señala o señalará en ninguna parte que el seudónimo tal o cual dijo tal o cual cosa, sino que tal información “apareció en el portal ND” o peor aún “lo informó ND” o reseñas similares sobre el caso. Y eso nos embarra a todos, no solo al grupo minoritario que viene haciéndose eco de la campaña macabra.

Ante un hecho tan indefectible como es la muerte de una persona, la carencia de información oportuna sobre su estado de gravedad, no debe inducir el descocamiento que han inducido los pequeños grupos ya conocidos, con toda clase de difamaciones; sino que basta esperar el evento supuestamente en puertas o la fecha totalmente próxima en que el Presidente deba aparecer tomando posesión del cargo. No se trata de la búsqueda del grial, sino de un evento verificable o no en breve tiempo.

Si el Presidente muere, pues será un hecho inocultable, y es inoficioso especular ahora sobre algo que ni se conoce ni los propagadores de la macabra campaña, Bocaranda y Marquina, dan o pueden dar garantías de sus rumores.

Esto quedará para la historia. Si muere el Presidente conforme las informaciones dadas, ni siquiera nadie se puede atribuir méritos de predicciones como éstas sobre la muerte de otra persona, pero en fin, hubo predicción; y si no ocurre así, las consecuencias del desprestigio podrían llegar tan lejos que en este momento no se pueden calcular.



Etiquetas: | |

Canal Noticiero Digital

Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com