opinión

Luis José Semprum

Olvídense del show, hay que organizarse

8 Diciembre, 2012

Luego de un mes de silencio absoluto, finalmente apareció Chávez, no para abordar los graves problemas que afectan al país, sino para echar chistes y relatar sus andanzas con Fidel Castro. Pero esa burla al país no cambia la realidad; porque, aunque quiera aparentar que todo está normal, es inocultable la enfermedad que lo aqueja, y sin duda vamos a un proceso de transición.

opinan los foristas

Según el Artículo 233 de la Constitución, apenas se produzca la “falta absoluta” del Primer Mandatario, hay que convocar elecciones presidenciales, para que se realicen en un máximo de 30 días continuos; a menos que se modifique la Carta Magna, como ya han adelantado algunos voceros del PSUV.

Sorprende que muchos opositores estén discutiendo solo dos opciones de sucesión: Maduro o Cabello. Unos pujan por el primero, por ser civil; y otros por el segundo, por no ser pieza de los cubanos; lo cual refleja una actitud conformista ante los problemas del país y entreguista ante la imposición del régimen comunista.

No les cabe en la cabeza que unas elecciones presidenciales puedan ser ganadas por la oposición. Y no les falta razón, porque con este CNE y con estos dirigentes opositores, es imposible obtener un triunfo.

Por tanto, para recuperar la democracia y las libertades, se requiere, primero, dar una lucha titánica para cambiar la composición del CNE, eliminar la plataforma electrónica de votación, y regresar al voto manual y al conteo total de las papeletas. Y segundo, construir un liderazgo opositor alternativo, que represente a todas las fuerzas vivas del país, y no solo a los partidos políticos.

Para llevar a cabo estas dos metas, hay que trabajar muy duro y comenzar pronto, porque la transición puede precipitarse en cualquier momento.

Canal Noticiero Digital