opinión

Lo importante es ser

30 Diciembre, 2012

Vivimos dentro de una sociedad individualista y materialista, las nuevas generaciones han crecido con pocos valores, sin diferenciar entre lo que está bien y está mal, escasos de atención y con poco estimulo de su autoestima. Tentados por las drogas, víctimas de la violencia y los delitos. Este tipo de sociedad deshumanizada no promueve ni educa.

opinan los foristas

La responsabilidad es de todos, padres, educadores, políticos, gobernantes y ciudadanos, tenemos que encontrar el equilibrio entre lo económico y lo social, entre la inversión y la educación, entre el individuo y lo colectivo, entre los beneficios y los valores.

Esta tarea toma tiempo e implica claridad en los principios, diálogo, compartir responsabilidades, establecer reglas y respetarlas, acabar con la discriminación sea de carácter sexual, religioso, política o racial.

Además de la familia el Estado tiene una gran responsabilidad pública, debe dar el ejemplo, debe asumir su responsabilidad, debe ser participativo y no excluyente, debe darle prioridad a su pueblo, a su preparación, a la posibilidad de desarrollar su potencialidad.

Debe invertir en formación, en la paz, en la reconciliación, en proponer trabajo digno y seguridad personal. Es necesaria una voluntad política sincera de gobernar para los venezolanos y no para la mitad de ellos.

Invertir en armas no es la solución, a menos que se tengan otros intereses, invertir en lo social, en lo educativo, en el respeto a las leyes y los valores, en crear fuentes de trabajo es lo que verdaderamente permitirá cerrar las cárceles.

De no corregir el rumbo se destruirá la posibilidad de convivir, mientras más tarde reaccionemos más hondas serán las heridas y más difícil alcanzar la solución.

Vivimos en un mundo donde el “parecer” se ha convertido en un valor y esto lo sufren todos los sectores de la sociedad, se acusa mucho a los liberales pero eso también incluye al gobierno, que necesita llenarse de símbolos exteriores para parecer revolucionario, el color rojo, la expresión “bolivariano”, ser ordinario con el lenguaje, atropellar, insultar, violar las leyes, el show televiso, suplen la falta de la claridad en los conceptos y la escases de valores fundamentales.

En ocasiones la misma oposición se plantea como prioridad el cambio de la forma de gobernar y la sustitución de los actores, cuando es necesario ir más al fondo, hacia el rescate de nuestra esencia como venezolanos, como demócratas y como seres humanos.

En Venezuela se están ganando elecciones produciendo fidelidad con neveras, becas y limosnas, esto es posible porque nuestra sociedad continúa basada en falsos valores, de nuevo el materialismo, el beneficio inmediato o peor aún la necesidad.

Con tantos recursos económicos deberíamos haber resuelto las diferencias sociales, pero la realidad nos demuestra que al contrario estas han aumentado.

Estamos enfrascados en una guerra promovida desde el gobierno, entre dos bandos de venezolanos, este utiliza los recursos dotándose de armamento cada vez más destructor, a fin de garantizar la permanencia en el poder, mientras que cada día aumentan las desigualdades.

La cínica realidad es que la prioridad planteada es la supervivencia de un proyecto ideológico y no el bienestar de nuestro pueblo.

El fondo del problema es la confusión de los valores. Los que se están transmitiendo son venganza social, irrespeto a la vida y a la propiedad del contrario, riqueza fácil, impunidad frente al crimen, ambición, dominación e imposición por la fuerza, mantenerse en el poder por cualquier medio, manipulación de la opinión pública y parecer muy revolucionario vistiéndose de rojo, gritando improperios y apoderándose de la riqueza de un país para ponerla al servicio de un partido y sus dirigentes.

Nuestro “país rico” genera cada día más desilusión y miseria moral y económica. Cual imperio en decadencia hemos perdido el profundo sentido de lo humano.

Reducidos a cifras, de muertos, de presos, de secuestrados, de nuevas fortunas, de regalos millonarios, donde al hombre se le desconoce su condición de individuo y persona a fin de convertirlo en una ficha del colectivo revolucionario.

Los valores transcendentales inherentes a nuestra condición de criaturas que participamos de la creación, son para algunas ópticas materialistas valores de las elites.

Tenemos el deber de explicar a las nuevas generaciones que “Ser” está por encima de “Parecer”, que “Ser” es condición fundamental de nuestra condición de persona humana y que de ello se deriva el respeto inalienable que merece nuestra dignidad.

En tanto que personas somos libres y dueños y centro de nuestra realización personal, por lo tanto la sociedad debe estar estructurada para respetar nuestra dignidad de personas humanas y no para convertirnos en simples elementos de los cuales se puede prescindir. En consecuencia ningún proyecto o filosofía política que de primacía al individualismo o al bien material puede anteponerse a dicha dignidad.

Es importante distinguir aspectos fundamentales para entender por qué rechazamos un proyecto comunista o comunal, estamos claros que el bien común está por encima del interés individual pero conceptualmente defendemos que ningún sistema colectivo está por encima del valor que los seres humanos tienen en tanto que personas.

Desde lo propiamente antropológico, así como desde el punto de vista metafísico el ser humano además de individuo único e irrepetible es también persona, participa de la condición de “Ser” y de formar parte de la creación y por ende del orden universal.

El hombre está formado de materia y de espíritu o como quieran llamar eso que nos eleva de la criatura animal, el concepto de persona no radica en la materia como si se explica la noción de individualidad en las cosas corporales, tiene razones más profundas “la personalidad tiene por raíz al espíritu”. “La personalidad es manifestación de la raíz espiritual del hombre. Es lo que hace persona al sujeto humano y no sólo individuo material, pues en ella residen tanto la individualidad material como la personalidad espiritual, constituyendo, de este modo, un mismo y único ser”. (Jacques Maritain 1968).

El hombre debe encontrar en la sociedad la posibilidad de ser parte de ella como un todo, si el modelo propuesto no lo permite, ese modelo debe ser rechazado por ser contrario a nuestra condición de seres humanos, luchar hasta con la vida se justifica por que la opción contraria ya es la negación de lo que somos. El ser humano está creado con una dimensión que le permite superarse, él puede controlarse a través de la inteligencia y de la voluntad, dentro de si se encuentra una fuerza espiritual superior que se manifiesta a través del conocimiento y del amor.

Tenemos la obligación de afirmar que no todo es válido, que no puedes permanecer indiferente o como cómplice, que no puedes convertirte en delincuente por beneficios económicos o por mantener el poder, que los negocios no pueden estar por encima de la respetabilidad, de tus valore y principios. Que no puedes vender tu alma por 30 monedas, porque de que sirve conquistar el mundo si pierdes la luna y las estrellas.

El bien común temporal debe estar en consonancia con los fines superiores inherentes a nuestra condición de seres humanos, de personas, dotados de una trascendencia que va mas allá de lo terrenal.

Ex Cónsul de Venezuela en Paris
Presidente de Venezuela-Futura, Francia

[email protected]


Etiquetas:

Canal Noticiero Digital