opinión

La historia sí paga

27 Diciembre, 2012

Dedicado a Ángel Lombardi, mi padre

Los criminales y brutales hombres de la guerra son trocados en héroes fervorosos. La inmundicia humana es reconvertida por los historiadores, sin alma ni escrúpulos, en anales al servicio de causas perdidas para la humanidad, aunque ganadas para satisfacer al explotador de turno. Basta con abrir un texto escolar de Historia para que de inmediato pulule el horror bajo el camuflaje de las hazañas inventadas por los historiadores al servicio del Estado.

opinan los foristas


La Historia Oficial no es otra cosa que la Historia del Poder que aplasta a los ciudadanos bajo la impronta del disimulo. La guerra y sus batallas aparecen embellecidas como si se tratara de un poema inspirador; los muertos terminan siendo anónimos y todo el dolor y la tragedia que esto concitó termina diluyéndose alrededor de una memoria encriptada bajo los efectos del olvido y las maquinaciones del vencedor. “Los senderos de la gloria no conducen sino a la tumba” de acuerdo a Thomas Gray (1716 – 1771).

No hay materia escolar más inútil que ésta Historia árida y sin propósitos edificantes. El pasado es petrificado y maltratado con relación a supuestos veraces de acuerdo a explicaciones donde lo probable es más pertinente que las versiones únicas bajo la ortodoxia. La Historia escrita por los historiadores deja mucho que desear, y mucho más, si estos lo hacen al servicio de una causa, sea ésta de la naturaleza que sea. Historia e Ideología; Historia y Poder; Historia y Propaganda; Historia y Mentira: “Historia Universal de la Infamia” (Borges).

La Historia escolar y oficial encumbra a auténticos criminales y deja inerme a una ciudadanía víctima de una completa manipulación de la que es incapaz de sobreponerse. Se crece y se vive alrededor del culto a estatuas y fechas fetiches que muy poco inspiran hacia la constitución de una vida social optima. Paul Valery dio cuenta de esto al señalar: “La historia es el producto más peligroso que haya elaborado la química del intelecto humano”.

El que escribe acerca del pasado tiene que hacerlo bajo premisas que le garanticen autonomía e independencia intelectual más allá de los tentáculos que el dinero, la fama y el Poder establecen. “No debes escribir para el momento presente, ni para ser alabado y honrado de tus contemporáneos; fija al contrario, tus miradas en el porvenir; escribe para la posteridad, pídele el precio de tus trabajos y haz que diga de ti: éste era un hombre libre, lleno de franqueza, ni adulador ni servil. La verdad está en sus obras”. Luciano de Samósata (escritor griego de origen sirio en el mundo antiguo)

El Dr. Ángel Rafael Lombardi Boscán es Director del Centro de Estudios Históricos de LUZ


Etiquetas:

Canal Noticiero Digital