opinión

La despedida de Chávez: cataclismo electoral

9 Diciembre, 2012

La admisión por parte de Chávez de su muy próxima desaparición física trae consecuencias insoslayables para el panorama electoral del 16 de diciembre. A menos que se intente, de forma desesperada, cambiar el calendario oficial, el chavismo se llevará una derrota sólo superada por los magros resultados obtenidos por sus candidatos a la Asamblea Nacional en 2005, cuando la casi totalidad de los partidos, a instancias de la opinión publicada en foros de Internet, retiró sus candidatos y llamó a la abstención.

opinan los foristas

La derrota del chavismo no tendrá parangón. Esa maquinaria aceitada con los dineros de todos los venezolanos, en alarde del más grosero ventajismo del que se haya tenido noticia en un país que dice llamarse democrático en Occidente. Esta afirmación no es, en modo alguno, exagerada. Basta con ver el comportamiento de los demás países de América QLatina en la materia para dejar claro que ninguno supera a Venezuela en despilfarro, inequidad y atosigamiento publicitario gubernamental.

Ese esquema también funciona en las democracias degeneradas de Ecuador, Nicaragua, Argentina y Bolivia pero en ninguna de ellas se llegó a los extremos que pacientemente ha soportado el pueblo venezolano. Como muestra basta el lema de “Un solo gobierno” que los funcionarios chavistas vociferan para demostrar que los tribunales, el organismo electoral, la Fiscalía, la Contraloría, el Parlamento y toda la alta burocracia obedecen a los caprichos del hoy moribundo Hugo Chávez.

Así como el chavismo se dio a conocer mediante la acción más cobarde que pueden ejecutar las Fuerzas Armadas de un país, cuando están vigentes los mecanismos democráticos, también fue bendecido por el pueblo en libérrimos comicios (como le gustaba decir al padre de nuestra democracia, don Rómulo Betancourt).

Pero no todo el pueblo desinformado o ilustrado votó por Chávez en 1998, porque también lo hizo por la opción escogida a última hora por AD y Copei –después de desechar a sus candidatos propios, para intentar –fallidamente- salvar los muebles de la democracia criolla. Fueron legión los votantes chavistas de la clase acomodada, esa que no ha dejado de viajar, sacar su dinero y expresarse mal de nuestra idiosincrasia. Fueron legión los grandes empresarios que aportaron recursos y entusiasmo a la candidatura del ignorante y nada brillante teniente coronel.

Todo eso hoy suena a muy viejo. Venezuela ha decidido quitarse de encima a la banda de resentidos, ladrones y oportunistas que la desgobierna. Hoy, la enfermedad de Chávez es vista, por ese mismo pueblo, que llegó a seguirlo incondicionalmente, como un castigo divino. Es una explicación irracional, pero que casa mejor con las circunstancias que las bolserías que algunos ex chavistas todavía desgranan en sus columnas de prensa y en programas de radio y TV en su intento por montarse en el naciente y nuevo esquema del poder.

El 16 de diciembre la gente de a pie pasará factura a la prepotencia, el sectarismo y el puro y simple saqueo de los dineros de todos. Hoy, es posible que todos los candidatos a gobernador de la oposición derroten a los paracaidistas nombrados por el dedo de Chávez, único garante de la inexistente idoneidad de sus adulantes.

Ya Chávez se despidió. Ahora despide tú, con tu voto, a los traficantes de ilusiones, negadores de la democracia, ineptos y ladrones de cuello rojo. Este domingo 16 de diciembre vota por la democracia.

[email protected]


Etiquetas:

Canal Noticiero Digital