opinión

Enrique Viloria Vera

Fiesta en Elorza

31 Diciembre, 2012

al maestro Augusto Bracca

Me llama un amigo apureño – apuraíto porque de esas vainas no le gusta hablar por teléfono – que en Elorza están listos para adelantar sus fiestas patronales y que sólo están esperando que el Pran del pueblo terminé de morirse. Me comenta mi compadre que desde hace más de cinco lustros – quince largos años pues –, el malviviente se fue progresivamente apoderando del pueblo, sustituyendo a toda autoridad legítima e imponiendo su dominación a fuerza de miedo y represión. Estableció un colectivo personal llamado Los Gavilanes Coloraos encargados de amedrentar a la población y de hacer cumplir la voluntad del Pran, so pena de cárcel, exilio o expropiación.

opinan los foristas

Mi Pran – porque así gustaba que lo llamaran – gobernó por decreto personal todo el tiempo. Aduciendo que nadie debía tener hambre en ese paraíso de la llanura impuso el abigeato legalizado: el que no tenga para comer que se robe su comida. Así que en Elorza y sus alrededores ya no queda bicho con uña en pie: babas, cocodrilos y chigüires – presintiendo su destino – atravesaron el río para poner el pellejo a salvo. Las garzas blancas también emigraron a la Hermana República y quedan sólo unas rojas para mostrarlas a los escasos turistas que se atreven a visitar el pueblo.

La agricultura está por el suelo y no en el suelo donde solía estar, todos los productos de primera necesidad los traen de El Viento, que tiene un desarrollo económico que produce envidia entre los que habitan el Arauca del lado venezolano. El tráfico de curiaras – taxi, provenientes de China, se ha hecho infernal en la torrente, es además la única actividad económica permitida y protegida por Mi Pran, en vista de lo lucrativo que resulta contrabandear gasolina al país hermano; los bachaqueros zulianos llegan por millares al pueblo, dadas las facilidades y seguridades que se ofrecen a los que participan en el pingüe negocio de la comarca. Las carreteras están intransitables, no las reparan desde más de hace doce años, a la Nacional la llaman la Hueca – no por petulante sino por que es un solo hueco – ; así que el río Arauca vibrador es la única vía de comunicación posible para los sufrientes elorzanos del siglo XXI, siempre y cuando los piratas del río y los asaltantes de la ribera se encuentren de reposo, si están activos no hay poblador que se atreva a navegar ni de noche ni de día.

Pero como para todo hay remedio, mi amigo apureño me comenta que el Pran Mayor, en uno de esos recorridos populacheros a bordo de su camioneta blindada descapotable, recibió el impacto de un relámpago justiciero – dicen y que enviado por Dios – que lo mantiene en cama y en coma, agonizante, turulato y arrepentido, esperando que lo entierren a sombras de un matapalo. Es probable pues que las fiestas patronales de Elorza se adelanten y no se celebren el venidero 19 de marzo. El Coronel José Andrés Elorza, héroe de la Independencia bajo el mando de mi General Páez, está también pendiente de los próximos acontecimientos para celebrar, desde su tumba, esta nueva Emancipación.

¡ELORZANOS DE TODO EL MUNDO UNÍOS! ¡VIVA LA LIBERTAD!

Canal Noticiero Digital