opinión

Amigo candidato, te pasaste…

10 Diciembre, 2012

Una cosa es lealtad. Otra, dignidad. La lealtad depende de la relación de grupo al cual se sujete una persona por una obligación de fidelidad. De ahí que resulta de un compromiso indistinto del contenido del mismo. Mientras que la dignidad, depende de la capacidad que tiene el hombre de trascenderse y de trascender el mundo en que vive y del cual forma parte. Es así que entre la lealtad y la dignidad estriba una diferencia que se explica en la libertad asumida desde el mismo momento en que se actúa supeditado a las circunstancias.

opinan los foristas

Vale este preámbulo para denotar el error de solapar actitudes cuyos sentidos y propósitos pueden derruir valores humanos. Por eso preocupa leer la consigna política “lealtad siempre”. Podría estar develándose de manera subliminal, algún tipo de subordinación o sumisión por encubrirse detrás de la gestión política que vincula ambas consideraciones. Más, si esto viene destacándose desde un ámbito de gobierno. Sin embargo, bajo un eslogan así de burdo, están impugnándose capitales preceptos constitucionales. Particularmente, al contradecirse lo que señala la Carta Magna cuando hace ver que el gobierno de la República y de las entidades políticas, es y será democrático, descentralizado, responsable y pluralista. De hecho, su preámbulo concibe la institucionalidad gubernamental a partir de un Estado federal basado en valores que aseguren un sistema político, social y económico “(…) sin discriminación ni subordinación alguna”.

No conforme con tal declaración de sometimiento, reveladora por demás de una apesadumbrada ausencia de principios políticos y de ética pública, quien así se manifiesta ante las elecciones del próximo 16-D, acentúa su descaro al publicar por los medios regionales una carta y juramento al pueblo merideño y al comandante Chávez condicionando la potestad propia de un cargo de alto gobierno que sólo puede brindar u otorgar la soberanía popular a través del voto universal, directo y secreto. O mediante la figura político-jurídica del referéndum. Sólo queda decirle: Amigo candidato, te pasaste…

Canal Noticiero Digital