opinión


El Nacional / ND

Tenía que ser Ledezma

14 Noviembre, 2012

Como todo es tan vertiginoso en Venezuela, no sé si recuerdan que Antonio Ledezma dio el primer ejemplo de protesta y resistencia pacífica durante este largo y ardiente mandato de Chávez, con una exitosa huelga de hambre frente a las puertas de la representación de la Organización de Estados Americanos, por el arrebato de sus competencias a manos de una autoridad única del Distrito Capital, designada a dedo y no por votación popular.

opinan los foristas

Conviene hacer memoria, porque ahora, cuando Ledezma nos convoca el próximo 16 de diciembre a la desobediencia civil, consagrada en la Constitución Bolivariana, para no pagar el indeseado peaje de las máquinas prechequeos, logra así canalizar la arrechera inconmensurable que sienten millones de venezolanos, no sólo por la derrota del 7 de octubre y las triquiñuelas del CNE que permitió un grosero ventajismo oficial, sino por la blandenguería demostrada por la actual dirigencia de oposición, que, a sabiendas de las celadas impuestas por Chávez y sus mentores cubanos a través de su apéndice electoral, nos lleva al matadero sin exigir las condiciones mínimas, a ciegas y sin protesta.

Lo que más indigna es que el candidato derrotado, con una ingenuidad que sólo puede explicarse por su inexperiencia, aceptara sin ningún tipo de objeciones los abultados resultados y, lo que es peor, que haya tratado como si fuera un verdadero demócrata al hombre que insiste en destruir la democracia, eliminar las competencias de alcaldías y gobernaciones e instaurar con sus comunas el fracasado modelo comunista.

Esa rabia y dolor que puede impulsar a muchos ciudadanos a no votar, tiene que ser conjurada, por eso es bienvenida la propuesta de Ledezma a la desobediencia civil para el 16-D, porque atrae la participación de la oposición dura, que es mucha y le da un sentido al acto de votar y de hacerlo bajo protesta.

La oposición no está en su mejor momento, y no presenta muchas posibilidades de enfrentarse a un gobierno que sale de un triunfo electoral ­con fraude o sin fraude­ realmente aplastante y desmoralizador. El proceso avanza y, aunque duela reconocerlo, lo hace a paso de vencedores, mientras en la otra acera permanecemos mudos, de brazos cruzados o enterrando la cabeza en tierra. Es el momento para una dirigencia combativa, que entienda la verdadera naturaleza del régimen, que salga de la sumisión y la adolescencia política, que se inyecte testosterona y demuestre el guáramo necesario para enfrentar lo que nos espera con la modificación de la Constitución, el Estado comunal y todo el poder centralizado en el líder y sus vasallos.

Preocupa e impacienta el silencio cómplice y el temor a las denuncias de muchos voceros opositores. Eso promueve una gran desmotivación. Ante este panorama desolador, al menos alivia saber que hay algunos líderes preparados para afrontar los tremendos desafíos, uno de ellos es Antonio Ledezma, que desde hace tiempo viene dictando cátedra de decencia política, cuando renunció a su aspiración de medirse en las primarias y perdimos la oportunidad de tener un candidato presidencial con coherencia ideológica, suficientemente curtido y experimentado para enfrentar a una maquinaria gubernamental inescrupulosa y tramposa.

Es tarde para lamentaciones, pero es necesario transmutar las frustraciones y enfrentar activamente la realidad. Ledezma, con su probado espíritu conciliador y su contundencia en el discurso está llamado a asumir el liderazgo de la oposición; ha demostrado a lo largo de su trayectoria política el coraje suficiente, no sólo para movilizar a la ciudadanía a votar, sino para restearse con la libertad y combatir con efectividad la ilegal “dictadura constitucional”.

msalazar@cantv.net

Canal Noticiero Digital