opinión

La “formulita” que funciona

16 Noviembre, 2012

“O superamos el rebusque y la estratagema o nos hundiremos frente al mar de la felicidad” Vecino; “Hay que concentrarse en la agenda del pueblo, no en la nuestra” Vecino miembro de Primero Justicia

Querido Jim: Como alertó en una oportunidad Noam Chomsky “la tortura funciona”; y es por ello que es usada sistemáticamente por muchos países y sus organismos secretos para doblegar a los supuestos enemigos o sospechosos de atentar contra la voluntad y deseos de los que tienen el control.

opinan los foristas

Pero esa no es la única fórmula que funciona.

Los neopolíticos o politiqueros modernos descubrieron que es sumamente sencillo doblegar las multitudes a sus deseos y aspiraciones de hacerse con el control de las naciones y estados. Predique un amor desmesurado por los más humildes y numerosos de un país, bese viejitas, cargue niños, reparta abrazos y sobre todo prometa, prometa y prometa cambios profundos que unos enemigos conocidos son tan malignos que le dificultan el que ud pueda lograr el tan anhelado bienestar. Una vez en el poder, proponga la urgente necesidad de que ud, y sólo ud, continúe al frente del poder, pues es el único ser capaz de llevar adelante los sueños propuestos en sus arengas. No distraiga un solo día de su ejercicio en otra cosa distinta que esta constante publicidad de que ud, mañana mismo, transformará la nación. Para ello cumpla un 0,2% de lo prometido y dedique el resto del tiempo y del presupuesto de la nación, a promocionarse a través de los medios de comunicación masiva, los que ha de multiplicar a su favor, bien sea expropiándolos, sobornándolos, amenazándolos o comprándolos. Corrompa a los colaboradores para que respalden su proyecto y modifique las constituciones que sean necesarias para lograr, democráticamente (sic), la continuación de tan magna labor. Mientras, amenace a aquellos que se resisten y si es necesario someta a severo castigo a aquellos muy duros, con el fin de que sirvan de escarmiento a quienquiera que se oponga. Es decir, mantenga un equilibrio inteligente entre el palo y la zanahoria.

La formulita es vieja, la describió muy bien George Orwell en su famosa obra de 1948 llamada “1984”, ya que se trató, para entonces, de una propuesta futurista. Durmió el sueño de los justos un largo rato y fue destapada por esta nueva generación de líderes inescrupulosos que caracteriza al nuevo siglo. Regados por Italia, Francia y buena parte de América Latina, apoyados en el nuevo paradigma del valor de la imagen y el gozo propio por encima de lo conjunto, la moral y la ética, están haciendo desastres por doquier.

¿Cómo detenerles el trote? ¿Qué, específicamente, hacer en el caso venezolano que directamente nos atañe? En la medida en que recuperemos valores, actualmente víctimas de la inflación mental figurativa y gozosa, generada y reforzada por unos mass media amorales, y que los podamos esparcir por doquier, nos aproximaremos a la detención de esta ola perversa. Ahora bien, hemos de partir de un acuerdo conjunto que supere el egocentrismo que invade a la mayoría de la oposición, asunto que comienza con un acuerdo afectivo por el rescate de los sentimientos de amor, gratitud, misericordia y compasión; pilares esenciales de la acción social solidaria y pragmáticamente identificable. No le vendría nada mal a la MUD unas sesiones de mediación centradas en la creación de un sólido equipo que trabaje en esa dirección. Seré claro y preciso, en esta parte práctica, en las próximas conversaciones, mi querido Jim. O de lo contrario recibiremos un nuevo Nocaut, a partir de la formulita.


Etiquetas:

Canal Noticiero Digital