opinión

El 18 Brumario de Chávez

13 Noviembre, 2012

Yo me pregunto: ¿Hasta cuándo tanta mentira? Estas eran unas elecciones para haberlas ganado; por poco margen, eso es verdad; de no haberse valido el gobierno de ese ventajismo inescrupuloso, que no sólo operó a nivel económico, sino también a nivel de chantaje moral; lo que se conoció como “operación remolque”. De hecho ellos mismos lo admiten:

opinan los foristas

-Si no hubiese sido porque el comandante presidente levantó un teléfono, luego de comprobar que estábamos perdiendo las elecciones, a las 2:00 PM, y diera la orden de que nos movilizáramos, nos hubiéramos quedado en el aparato.

Porque aquí hubo gente que fue remolcada; bajo la presión de la Guardia Nacional, y lo cual se ha venido denunciando desde el primer momento: las famosas listas de la Misión Vivienda, y para lo cual se organizaron desde bandas de motorizados, pasando por flotas de autobuses y hasta carros de alquiler. Esto no es la primera vez que se dice. Pero hay algo grave aquí, y es que por esta vía se está ejerciendo la coerción a la ciudadanía; lo que fue muy típico de las dictaduras, que se conocieron en Europa del Este, durante la época de los regímenes comunistas; así como en los países árabes hasta hace poco; antes digamos de lo que se conoció como la primavera árabe, y muy común en los procesos electorales de Rusia, Bielorrusia y Cuba; donde todo es inducido.

Aparte de que, como también se ha señalado, hubo mesas de un reducido número de votantes; personas damnificadas, y confinadas en refugios, y a los que movilizaron en autobús. ¿Quién de esos se atrevía a votar en contra de Chávez, aun cuando más de uno abrigaba las ganas contrarias? No sin razón, esta gente del chavismo siempre le sale a uno, antes de los comicios, con la ladilla de qué si pierde Capriles, ¿uno le va a reconocer enseguida el triunfo a Chávez?

Esa noche ni siquiera el pueblo chavista lo celebró. He allí la mejor encuesta. Fue el 18 Brumario de Hugo Chávez, como se suele decir en la historiografía a manera de metáfora, y con lo cual se evoca el día, de acuerdo al calendario de la Revolución Francesa de esa época, que Napoleón Bonaparte da un golpe de Estado en Francia, y se erige como dictador, y con lo cual se inician los regímenes de corte militarista. Por el contrario, lo que hubo fue llanto; mucha desolación.

Primero, porque se abrigaba una esperanza de cambio; teniendo presente que estamos ante un régimen ya agotado; que se repite una y otra vez: el cuento del candado que Chávez voló a tiros allá en un camino de El Llano, etc. Las mismas historias de siempre, las mismas fábulas. Este cansancio se notaba hasta en dicho pueblo chavista. Segundo, porque Venezuela perdió la libertad de escoger, libremente, a sus gobernantes, que es lo que se conoce como la pérdida de la voluntad de la elección.

Incluso, este dolor se vio reflejado hasta en la población infantil, siendo el caso más patético el del video, que estuvo rodando por Internet días después del 7 de octubre, de un niño, y el que se viene en llanto al saber por boca de sus padres que ha perdido Capriles. Yo me pregunto, fuera del contexto de este hecho: ¿acaso no sea esto un signo de premonición el de este niño, habida cuenta de que Chávez ha incrementado la deuda pública hasta el nivel de los 215 mil millones de dólares, y donde ya está hipotecado su futuro? Lo peor: no hay ninguna obra que justifique tamaño endeudamiento. Sólo se ha ido en el proyecto político de Hugo Chávez, y aquí bien vale citar a Arturo Uslar Pietri una vez más, quien decía que el proyecto político de este señor era inviable. “Un hombre –expresaba- con una gran ambición de poder, pero que no sabe para qué la quiere”. Esto sin contar el billón de dólares que le ha entrado a este país en estos catorce años de gobierno suyo, y no se sabe tampoco dónde están.

Pero así como el de este niño, también se han dado otros casos de desconsuelo de adolescentes, sobre todo, cuyas referencias le llegan a uno, también vía Internet; cuando no, uno se los topa en la calle; de acuerdo al relato de sus respectivos padres, con quienes uno ha hablado por cosas del destino, y que no vale la pena referir, pero que ilustran este fenómeno de la politización muy prematura de nuestros menores, en edad de formación, y aquí también pudiera hasta influir, ciertamente, el problema de la preocupación acerca del horizonte de sus respectivos futuros: ¿qué les espera? Cuando rodamos por un régimen comunista, y el cual no le dará oportunidad a ese futuro ciudadano más que para trabajar en el Estado o inscribirse en una de las misiones sociales; pues a esa altura ya habrá liquidado por completo el aparato productivo.

Uno admite que Chávez ganó en buena lid, en ocasión de las elecciones, donde su principal contendor fue Manuel Rosales. El Chávez de esta oportunidad tuvo que valerse de la coerción y la fuerza; con lo cual no ganó, sino que se impuso en una forma truculenta, y lo que le da carácter de totalitarismo a su régimen. Por esta vía, decía atrás, se iguala a las dictaduras, que se conocieron en la época de la Cortina de Hierro en Europa del Este, y las que se revestían con la ideología comunista, sólo que con el sabor tropical, y con una diferencia de época de cuarenta años; de modo que estamos ante uno de los tantos anacronismos muy propios de nosotros los caribeños. Bien me lo recordó un rumano, residenciado en Venezuela, y quien me oyó hablar de política, junto a unos amigos en un restaurante de Chacaíto, y entonces se acercó a nuestra mesa, y en tono muy bajo nos recordó el caso de su compatriota Nicolás Ceausescu, y quien gobernó por más de veinte años en Rumania, imponiéndose en los torneos electorales bajo una forma parecida; sólo que aquí, como decía, el sabor es tropical, y el son que le suena viene por el lado de la chequera petrolera.

[email protected]


Etiquetas:

Canal Noticiero Digital