opinión

Pedro Lastra

Cuando la estupidez toca a la puerta

23 Noviembre, 2012

Que la historia avanza en espiral, mordiéndose la cola, y a veces quedándose pegada en el círculo vicioso de su estupidez, es algo perfectamente comprobable. Piénsese en las guerras de religión que asolaron a Europa en el siglo XVI y en los conflictos bélicos, motines y revoluciones que no dejaron de conmover a la región más civilizada del planeta desde la revolución francesa en adelante, culminando con dos apocalípticas guerras mundiales y una retahíla de mutilaciones, maceraciones y descuartizamientos, como los que siguen ensangrentando a la vieja Palestina y al escabroso mundo árabe, carentes de la más elemental racionalidad.

opinan los foristas

España recién despierta de su pavorosa guerra civil y ya comienzan los escarceos de la estulticia nacionalista. Esta vez, ante el aparente apaciguamiento del país vasco, en la Cataluña irredenta. El fabuloso progreso económico que ha conocido Europa desde el fin de la Segunda Guerra y la reconstrucción económica se ve flaquear por las amenazas de un crecimiento exponencial súbitamente paralizado. Los Estados Unidos salen de un proceso eleccionario con heridas difíciles de ocultar. Hasta el más rancio republicanismo se ve conmovido por la neo demagogia de demócratas que pujan por mantenerse en el poder a cualquier precio.

Si sumamos nuestra propia experiencia latinoamericana, tampoco las cosas lucen boyantes. En Chile flaquea el acuerdo suprapartidista que hizo posible la salida de la dictadura y una exitosa transición. En Argentina los deshechos del peronismo se ceban en fomentar el odio de clases y la revuelta. Y no se hable de los países financiados por el delirio venezolano. Una prueba del regusto a bochinche, bochinche lo acaba de entregar Mercosur con una lamentable declaración sobre el conflicto judeo palestino. Por primera vez en el último medio siglo, importantes países de la región como Brasil y Argentina desconocen la neutralidad en un conflicto azuzado por el odio y la Yihad, poniéndose objetivamente del lado agresor.

El mundo marcha hacia peor, no hacia mejor. Los estruendosos fracasos de la izquierda mundial, que en el caso de sus extremismos marxistas causan terror, no les ha enseñado a sus sectores moderados que no hay otra vía hacia el progreso que la moderación y el entendimiento. Y que a pesar de su fanática adhesión al marxismo – abierta o solapadamente – hasta hoy la historia sólo se ha movido hacia la prosperidad y el progreso de las naciones de la mano del liberalismo económico, social y político.

Escuchar las baboserías de socialistas de cafetín cuando se refieren al modelo chavista – sean españoles o chilenos – sin tener la más mínima idea de lo que están diciendo y satanizando la única forma que la historia ha descubierto e inventado para progresar – la libertad económica y el libre mercado – convence de que Einstein tenía absoluta razón al señalar que sólo la estupidez se expandía a mayor velocidad que el universo.

Provoca pedir a gritos, como lo hacía Mafalda, la de la bella tira cómica, que pararan el planeta para bajarse. Tanta estupidez provoca mudarse a Marte.


Etiquetas:

Canal Noticiero Digital