opinión

Froilán Barrios

Con mea culpas no se enfrenta al Estado comunal

8 Noviembre, 2012

El pueblo venezolano no se merece el triste espectáculo del liderazgo opositor, quien pretende mirar la paja en el ojo ajeno sin reconocer las falencias colectivas que llevaron al naufragio del 07-0, frustrando a una población valiente y con coraje, capaz de enfrentar los chantajes del Estado Chavista en todos los rincones del país, dejando en la picota fuentes de trabajo, empresas, sueños, hasta su propia vida.

opinan los foristas

La picaresca política ha derivado en piruetas y contorsiones expresada en oportunismos de todo género: Saltos de talanquera, predestinaciones esotéricas típicas donde “se sabía que iba a pasar”, o la culpa es de un tercero o sencillamente mentir al manifestar que estaba blindado el triunfo opositor. Todo en el imaginario del cálculo político del sobreviviente, quien emergería como el nuevo abanderado de la democracia utilizando el vano ejercicio de otrora de lograr ser el primer partido opositor.

Siempre recurro al viejo dicho de un maestro quien profesaba que los errores en política no son como los de gramática. Los segundos se pueden corregir con el borrador, los primeros pueden derivar en efectos devastadores, si no se aplica la autocrítica honesta y sincera. Hoy necesaria para enfrentar las tropelías, entuertos y planes macabros del Estado Comunal promovidos desde Miraflores.

Por tanto para retomar el rumbo cierto debemos partir de dos realidades fundamentales: La primera reconocible ante el abuso y el peso del Estado, se ha erigido un país diferente al que no puede decretar su desaparición, tal como pretendiera Franco en 1937 con Euskadi al prohibirle su propia lengua el euskera; la segunda es que su proyecto económico no tiene futuro de nación independiente, ni de progreso, ni bienestar. Con el Presidente Chávez no hay posibilidad alguna de milagros económicos, característicos de regímenes autoritarios que justifiquen y estabilicen gobiernos, mas bien su gestión es fuente pródiga de conflictividad social y laboral.

De allí la promoción del entramado del Estado Comunal a partir de una nueva arquitectura del poder, que sustituya la organización político territorial de gobernaciones, alcaldías, implantando el sistema comunal cuya fuente de poder no es precisamente el pueblo, sino el caudillo designado por la gracia de una revolución impuesta al imaginario popular. En definitiva es colocarle al país el cepo y los grillos del Estado Comunal semejante a la famosa frase de la España franquista “todo esta atado y bien atado”.

¿Cuál es entonces el reto? Lograr constituir una verdadera dirección política y social insobornable, capaz de calzar los guantes con la estatura suficiente, ante el trance político más difícil de nuestra historia republicana, para ello no es necesario ir al mundo extraterrestre. Los tenemos aquí en todos los ámbitos: académico, laboral, social, empresarial, político, juvenil. Capaces de integrar un equipo sin mezquindades, ni emboscadas, solo a partir de la voluntad política de reconstruir la nación herida.

Froilán Barrios, dirigente del Movimiento Laborista


Etiquetas:

Canal Noticiero Digital