opinión

Juan Páez Ávila

Amnistía en Navidad

29 Noviembre, 2012

El país democrático conmovido e indignado por la revelación de la Jueza Afiuni de su violación en cautiverio, delito de lesa humanidad, espera que en esta Navidad, momento de reflexión o recogimiento cristiano, la amnistía y la reconciliación en el mundo político, se hagan presentes como símbolos de grandeza humana y de espíritu americanista de gobernantes y gobernados, que buscan crear un clima de paz y sosiego sin dejar de pensar distinto. La iniciativa generalmente la toman los gobernantes victoriosos, por lo que la MUD recogiendo la palabra del Presidente, nombró una Comisión para tratar de hacer realidad la amnistía.

opinan los foristas

La decisión de Presidente de liberar a los presos políticos y permitir el regreso de los perseguidos, no sólo sería una de las más sencillas y magnánimas a tomar, sino también la demostración de su creencia y confianza en la invulnerabilidad de su gobierno, únicamente amenazado desde adentro, por la pugna entre grupos militares y civiles que aspiran heredar su poder en el caso de que no pueda seguir ejerciendo su mandato.

El Presidente Chávez no tiene justificación política para mantener en prisión y en el exilio a centenares de venezolanos que piensan distinto a él. Cuando la oposición ha manifestado su firme voluntad de preservar la democracia, sin amnistía y reconciliación la crisis política podría agravarse por un tiempo indefinido.

A estas alturas del mandato de Hugo Chávez, después que Venezuela ha ingresado a la Comisión de Derechos Humanos de la ONU, resulta inconcebible continúe su política violatoria de la libertad, del debido proceso y de los derechos constitucionales que prohíben la tortura y el secuestro, que continúen los atropellos a la ciudadanía, que incluso llevó al Senado de un pequeño país como el Paraguay a negar su voto para que Venezuela ingresara al MERCOSUR, porque el gobierno no cumple con la cláusula democrática que se establece como condición para poder pertenecer al mismo.

Esperamos que no resulte inútil llamar al Comandante Presidente a observar una conducta humanitaria ante la gravedad que atraviesan algunos presos políticos con respecto a su salud, creemos necesario dejar constancia que desde diferentes posiciones ideológicas se le ha solicitado un gesto de comprensión acerca del sufrimiento de los familiares y del peligro de muerte que enfrentan varios presos políticos, la mayoría por órdenes que el propio jefe de Estado le ha dado públicamente a algunos jueces.

Las gestiones que adelantan por separado el diputado Edgar Zambrano y el Dr. Herman Escarrá, parecieran haber encontrado en principio, algún eco en la voluntad del Presidente de la República, quien a través del Vicepresidente Maduro recibirá los recaudos. De no ser así estaríamos en presencia un burla cruel en lo que respecta a los familiares, que esperan esperanzados pasar la Navidad al lado de sus seres queridos. Y en cuanto al mundo político sería echarle gasolina al fuego de la polarización y cerrar los caminos de la reconciliación de los venezolanos por tiempo indeterminado.

De allí que tanto por razones humanitarias, como por un futuro político de convivencia civilizada, en cuyo escenario cada ciudadano pueda expresar libremente y por los medios a su disposición, sus ideas, su pensamiento, tal como lo establece la Constitución Nacional Bolivariana, el gobierno debe aprobar la amnistía en esta Navidad.

Y finalmente es necesario registrar que todavía la Constitución Nacional está vigente, a pesar de los violaciones que ha sufrido por un gobierno autocrático, empeñado en transitar un rumbo en el cual fracasaron decenas de países dirigidos por gobernantes sectarios, intolerantes y dogmáticos que pretendieron obligar a la mayoría de sus gobernados a actuar contra la condición libertaria del ser humano, imponiéndoles un socialismo o comunismo a la cubana, que los igualaba a todos en la miseria.

En el único contexto que ha progresado el hombre y que le ha permitido convivir en libertad y aunar esfuerzo para buscar el bienestar de todos, ha sido, y todo indica que hasta hoy no tiene sustituto, es la democracia y sus instituciones del Estado de Derecho. Si impera un mínimo de sensatez en las altas esferas gubernamentales debe producirse la amnistía y abrirle paso a un diálogo civilizado.

Canal Noticiero Digital