opinión

Simone Augello

¡Qué basura!

14 Noviembre, 2012

Hace un par de días leía en la prensa regional una información que le eriza la piel hasta al más guapo, en el municipio Sotillo, mi querido Puerto La Cruz, se registra penosamente la estadística de que más del 40% de la basura que se produce en la ciudad se queda en sus calles, números que evidencia la catástrofe social en la cual está sumergida la población porteña.

opinan los foristas

Las gestiones municipales que hemos tenido en Puerto La Cruz son caóticas; el alcalde y los concejales del municipio están sumergidos en un pozo de la incapacidad y en un mar de basura, parafraseando a aquella frase que le dijeron a Robespierre en plena asamblea francesa de que “Robespierre la sangre de Danton te ahoga”, podemos decirle al alcalde de Sotillo que “señor Stalin la basura lo ahoga”.

La tragedia de los sectores populares es lastimosa, pareciera que este gobierno se siente satisfecho en la medida que los problemas que de la gente se profundizan y se vuelven insoportables. Luce, por la evidencia indiscutible de los hechos, que la administración regional y municipal que poseemos se preocupa por problemas superfluos y no por las reales vicisitudes que tienen que soportar los pueblos más desposeídos de la entidad, pero sobretodo de Puerto La Cruz.

Las calles de las diversas comunidades son un océano de desidia. Quisiera a través de estas escasas líneas, que me permiten redactar, denunciar enfáticamente el caos ambiente, social y humano que se vive en Puerto La Cruz, es inaudito que más del 40% de la basura que se produce en la localidad sea parte de la visual de la ciudad, que sea parte de la cotidianidad, me niego a aceptarlo y señalo al señor alcalde, al señor gobernador, a los señores concejales como los responsables de los problemas de salubridad que se sobrevengan por esta catástrofe ecológica y de salud pública en la cual nos condenaron las pésimas actuaciones de quienes en mala hora nos dirigen.

Necesitamos solucionar este problema de salud, pero sea agregado no solamente esta realidad es competencia de las autoridades que sí han fracasado en el manejo de los desechos sólidos, sino que también es una situación que debe ser abordada por toda la comunidad; somos nosotros los generadores de desperdicios los que debemos, en muchas ocasiones, tomar consciencia del manejo de los residuos de nuestra día a día para no generar a través de la anarquía un mayor desastre al que se nos presenta hoy.

Estoy convencido que el problema de la basura, como tantos otros, son fácilmente solucionables a través de la aplicación de mecanismos de contingencia y concienciación de la sociedad. Podemos alcanzar la meta de una ciudad limpia, sólo falta voluntad por parte de quienes nos gobiernan y más participación de la sociedad en general.

Confío en que podremos salir de este piélago de desperdicios en el cual se ha convertido la administración municipal actual.

Canal Noticiero Digital