end header begin content

opinión

Llenar de pueblo las pantallas

27 octubre, 2012

La señal de costumbre

Si el Presidente no tuviese el temor de autoregañarse como lo hace en alguno de sus desplantes frente a la gente de la prensa internacional, a buen seguro se reservaría dentro del gabinete el ejercicio del Min-Po-Po para las Comunicaciones y la Información o como quiera que para la fecha haya resuelto rebautizar la modesta OCI de otros tiempos.

opinan los foristas

En tal hipótesis quedaría en su equipo el exministro Izarra, coautor inmarcesible de la brillante y democrática tesis de la hegemonía comunicacional, y eventualmente tendría puesto asegurado el cordial colega Martin Pacheco, recordado en la Casa Militar como el Rayo Veloz del Café Negro en aquellos años felices del primer gobierno Chávez . La combinación Chávez-Izarra-Pacheco seria letal para los adversarios políticos, vale decir, para la mitad de los venezolanos con derechos menguados o ignorados.

En tales condiciones, la designación de Ernesto Villegas al frente del Min’Po’Po etc.etc. es un refuerzo insólito para la lucha contra la real libertad de expresión por parte de un gobierno que sigue sumando atropellos en su discutible hoja de servicios. La línea ya anunciada es “llenar de pueblo las pantallas”, frase esta que en buen castellano significa ocupar a troche y moche cuanto espacio quede libre en los medios de comunicación, para llenarlo con la misma carga brutal de publicidad con la que nos atosigaron el gobierno y su partido durante la campaña electoral. De hecho, todavía andan por allí algunos celebrantes que ignoran las diferencias entre dormir y trabajar, entre noche y madrugada, así como tampoco recuerdan que el derecho propio termina donde comienza el ajeno.

Ojo, pues, con la forma de “llenar de pueblo” las pantallas…De allí que preocupe en alto nivel el grito de combate que ha lanzado a la calle el señor Ministro a quien corresponden ahora la comunicación y la información, el periodista Ernesto Villegas, cuya pasantía por los medios oficiales comprometió seriamente su relación con las instituciones periodísticas. Seguramente habrá “conversas” entre Ernesto y sus hermanos Mario y Vladimir, profesionales cabales de la comunicación y todos ellos gente de lucha. Y ojala pueda lograrse el cumplimiento de aquel viejo dicho popular según el cual cada uno debe amarrar sus locos.

Ahora bien, reelecto ya el Presidente — aunque con la espada aquella del señor Damocles muy cerca del cuello — quienes no tenemos ligazones partidistas podemos darnos el lujo de hablar pa’lante y pa’tras sobre el señor Chávez. Nada buscamos y a nadie odiamos. Pero en el más egoísta de los casos, hay que recordar que viene gente detrás de nosotros y debemos sentirnos obligados con ellos.

Esa es la razón de la nueva jornada. De nuevo en los barrios y en las carreteras. No queremos una hegemonía de cuño distinto, pero hegemonía al fin, identificada con cualquiera de los autores del llamado “proceso” y sea cual fuere el color que la cobije. Además, no cuesta mucho descubrir su juego. Detrás de las llamadas “comunas” esta la liquidación legalizada de Gobernaciones y Alcaldías, vale decir, del mecanismo descentralizado que da pie a la democracia…Unos lo dicen conservando las formas, otros por la calle del medio. No es difícil, por ejemplo, ubicar al profesor Aristóbulo Isturiz y la misión que lo trajo a Anzoátegui.

Luce obvia la tarea que nos corresponde y para la cual el objetivo inmediato es ganar la OPERACIÓN BARRETO el 16 de diciembre.

Venimos de una campaña de fuerza electoral ornada con irregularidades de variado tipo en medio de abusos y excesos del oficialismo. Logramos ver los errores y las deficiencias en las cuales incurrimos. Culpa nuestra será no corregir los fallos propios y no impedir las trácalas ajenas.

 



Etiquetas:

Canal Noticiero Digital

Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com