end header begin content

opinión

Estamos enratonados

20 octubre, 2012

“Ratón” y “resaca” son algunos de los términos que el habla popular identifica con un estado de ánimo y un malestar corporal que casi no admiten descripción. Duele la cabeza, duele la garganta, duele el estomago, duelen los huesos, duele hasta el cabello…y la mejoría requiere paciencia y mas paciencia, aderezada con votos y juramentos dentro de la promesa — que sabemos que no se cumplirá — de que mas nunca le veremos ni siquiera la etiqueta a una botella. Este es el ratón tradicional, producto de las bebederas también tradicionales.

opinan los foristas


Pero ocurre que hay otro tipo de efecto que nada tiene que ver con los diversos líquidos en venta al público. Son los ratones que se ha dado en denominar “ratones morales”, originados a punta de cerebro en nuestra propia imaginación o en la interpretación de los hechos del día. Son tanto o más dañinos que los ratones usuales y pueden provocar muchos malos ratos en personas y_/o comunidades. Los ratones morales tienen su propia jerarquía y dimensiones y poseen una característica que los distingue por encima de sus compañeros de ruta; son altamente contagiosos desde el primer contacto. Su curación es difícil y para alcanzarla se requiere un fuerte tratamiento que ordinariamente necesita dosis liquidas que a su vez llevan al ratón usual. En otras palabras si te pela el chingo te agarra el sin nariz.

Aquí en Anzoátegui ya están movidas las cosas en lo que toca a los ratones morales. En primer termino el gobernador Tarek Saab debe estar repartiendo chispas una vez que el presidente le incumplió su ofrecimiento de dejarlo un tiempito mas, casi condicionado ello a que ganara Venezuela a Ecuador…pero resulta que el juego termino en empate y … chao Tarek. Un empresario de la zona norte que incursiona a nivel nacional no había ocultado jamás su aspiración: Hasta Rafael Ramírez se dice que había confesado su deseo de dejar PDVSA, cargo muy riesgoso, para venir a respirar brisas del Neverí. Así logro Chávez, con suavidad y sin pararle a presiones, quitarse de la vista no solo a quienes ya figuraban en papel de aspirantes, sino también algunos que parecían estar haciendo las maletas. De esa manera sobrevolaría Anzoátegui el moreno profesor del pedagógico, cuya nueva responsabilidad le exigirá solamente que no se enratone antes de tiempo. Su papel será cumplido en menos de dos meses y podrá regresar a Caracas para las Hallacas junto con su familia. Exíjale al Presidente una explicación sobre porque lo envió a Anzoátegui. A más de uno no le gustaran las razones.

Pero hay también en nuestro estado numerosos enratonados políticos. Por allí deambulan los fracasados que se preparan a enarbolar de nuevo las armas del activismo partidista. Les recomiendo la misma receta de Aristóbulo.

Finalmente recordemos la operación Barreto Sira. A votar todo el mundo el 16 de diciembre.



Etiquetas:

Canal Noticiero Digital

Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com