end header begin content

opinión

Entre votar y rendirse

13 octubre, 2012

No conozco personalmente a Henrique Capriles pero pienso que como yo hay millones de venezolanos que desearían estrechar la mano de este combativo compatriota cuya campaña electoral puso a temblar la estructura política del país. ¿Imagina el lector como estaría el ambiente nacional y mundial si la oposición democrática hubiera echado del poder, a punta de votos, a un aspirante a presidente vitalicio?

opinan los foristas

Infortunadamente, las cosas no ocurrieron como las deseábamos y como, en nuestro criterio, hubieran convenido mas al país. Todo el gobierno — que no es poco decir — se lanzó a la batalla para garantizar, por la vía que fuese necesaria, los millones de votos que debían consignarse ante el Consejo Nacional Electoral. La oposición, unida como nunca antes, ofreció la pelea en una hermosa demostración de solidez democrática, pero los recursos no fueron suficientes para contrarestar la avalancha. Mientras tanto, de las arcas de la estatal PETROLEOS DE VENEZUELA — vale decir, las arcas de una de las empresas mas ricas del mundo — siguieron brotando los bolívares ordenados por los insaciables pedidos de quien manejaba a la vez la Presidencia de la Republica, la Comandancia en jefe de las Fuerzas Armadas, la Presidencia del Partido de gobierno y, por supuesto, su propia candidatura para reelegirse como jefe de Estado. Aparte de ello hay que sumar el control de una impresionante red de medios de comunicación, a más de las presiones y chantajes sobre medios independientes, reducidos estos a un número ridículo.

Pero el mundo no se ha acabado y Capriles sigue vivo. No quiere esto decir que desde ya lo estoy postulando para repetir como candidato…aunque no es mala la idea. Capriles arranca su nueva etapa política como líder de una oposición que lleva en el bolsillo mas de seis millones de votos, mientras podría calificarse como poco seria cualquier opinión que en este instante negara al Gobernador de Miranda, de una parte, su bien ganada ubicación como jefede la oposición nacional; y de otra, la primerísima opción que en el momento correspondiente mostraría cuando se discuta lo relativo a las postulaciones presidenciales de 2018.

Naturalmente, tal posibilidad de Capriles pasa por una realidad ineludible: debe demostrar que es jefe. Y jefe no es solo el que mas grita y mas ordenes reparte. Jefe es el que sabe orientar y dirigir, y rodearse de los mejores, y delegar, y escuchar las ideas y observaciones. Pero llegar a esa etapa implica para Capriles dos puntos previos: ganar la Gobernación de Miranda, que es como gobernar una porción determinante de Caracas, y mantener el mayor entusiasmo en el ánimo de millones de venezolanos que depositaron su fe y su conciencia en la cruzada que el encabezó y que resultó tan exitosa como prometedora.

Por encima de todo, claro, la exigencia fundamental: no perder ni por un instante la confianza en el sistema democrático. A propósito: El estado Anzoátegui no ha salido de su asombro al conocerse aquí la postulación de Aristóbulo Istúriz como candidato a la Gobernación. Por supuesto, no va a ganarle a Antonio Barreto, pero queda aquí la nueva muestra de liviandad del PSUV y del Presidente al tratar de resolver un problema interno de su gobierno con esta bofetada a la comunidad de Anzoátegui.



Etiquetas:

Canal Noticiero Digital

Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com