end header begin content

opinión

Nada sobre Amuay

1 septiembre, 2012

Los sucesos deplorables que ocurrieron días atrás en Amuay han levantado en el país, junto con la solidaridad masiva de los venezolanos, el más profundo recelo ante la sostenida demostración de incapacidad de importantes áreas del gobierno para afrontar emergencias de mayor y hasta de menor cuantía. Por supuesto, dado el tremendo impacto de lo sucedido, no hay duda de que PDVSA se esmerará en demostrar la bondad de sus previsiones y procedimientos, así como también en sugerir bla, bla, bla…que no extrañaría que la mano del imperio este metida en la tragedia…

opinan los foristas

Ya comenzó, por ejemplo, una suerte de contraataque pasivo que se identifica con el hecho incalificable de que la Asamblea Nacional haya resuelto ignorar los hechos de Amuay. Si, tal como se lee, IGNORAR. El señor Presidente del Poder Legislativo anunció oficialmente que la Asamblea no tiene previsto ningún debate sobre la materia y que si acaso se convoca a sesión…pues será para aprobar algún crédito adicional. Y por su parte, el Señor Presidente de la Republica dispuso condecorar en grado máximo al Señor Presidente de PDVSA por su efectividad y su heroicismo, suponemos que atribuyéndole el que sólo haya habido algo mas de cuarenta muertos y algo menos de dos centenares de heridos, así como pérdidas materiales que perfectamente pueden ser cubiertas…eso si, tan pronto como le cobremos a Cuba al menos una parte de lo que nos debe.

Abona a favor del Poder Legislativo, además, que no tendrá que molestarse en análisis alguno del asunto Amuay, ya que la Asamblea acogió igualmente la solidaria, democrática y revolucionaria tesis parlamentaria según la cual lo que decida el gobierno…bien decidido esta. Y punto. De hecho, el parlamento ha venido aplicando un criterio pugilístico desde que cayó en cuenta de que los boxeadores del PSUV y afines no son mejores, pero son más. Es como si se pactara un encuentro de ocho contra dos, agregándole además al gobierno el arbitro, los jueces y hasta el campanero.

Todo país medianamente civilizado se jacta de contar con los servicios de grupos parlamentarios que combinan la experiencia de los políticos veteranos con el dinamismo de los nuevos representantes populares. Si un partido organizado puede tener en sus filas semejante combinación, su éxito electoral esta garantizado. Por el contrario, de no contar con la ventaja de la solidez de una base equilibrada, puede tener la certeza de que se ira al fondo con sus aspiraciones.

Es una lástima no tener Asamblea Nacional. Con ella el país marcharía mucho mejor. La terrible tragedia de Amuay podría convertirse en una escuela de responsabilidades. Pero también el puente de Cúpira, la iguana de Lechería, el viaducto de La Cabrera, la vía hacia Turgua, la vialidad andina, el lago de Valencia y cien casos mas que ameritan estudios a fondo. Profesionales y otros expertos se han ofrecido institucionalmente al Gobierno para cooperar (léase, por ejemplo, el Colegio de Ingenieros) en la búsqueda y análisis de soluciones. ¿Por qué no aprovechar esa inmensa fuente de conocimientos y experiencias? Al fin y al cabo, beneficiarios seríamos todos, tanto en lo que resta del periodo del Presidente saliente como en el arranque del nuevo gobierno.



Etiquetas:

Canal Noticiero Digital

Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com