end header begin content

opinión

Historia de dos casandras

30 septiembre, 2012

*** El autor señala como en el pasado ha tenido que soportar el mal trago de que sus advertencias no fueran acatadas, con desastrosos resultados, pero tiene la esperanza de que esto no se repita con sus advertencias de un posible fraude el 7-O.

Según la mitología griega, Casandra, la hija de Apolo, tenía el don de predecir el futuro. Cuando ella se peleó con su padre, la venganza del Dios fue hacer que los que la oyeran no aceptaran sus vaticinios. Ella fue capaz de presagiar muchos eventos desastrosos, pero nadie la creyó. Salvando las distancias, me ha tocado vivir situaciones similares que me convirtieron en un moderno Casandra.

opinan los foristas

En 1989, cuando era Comandante del Ejército, alerté al presidente Carlos Andrés Pérez sobre un grupo de jóvenes militares encabezados por Hugo Chávez que planeaban un golpe. Tras mi descubrimiento y detención de 18 mayores segundos comandantes de batallón, el golpe fue abortado, pero el Presidente no me creyó. Un grupo de presión dentro de las FAN lo convenció yo estaba equivocado. “Es imposible que Chávez sea líder de un golpe “, me dijo.

En junio de 1991 pasé a retiro y siete meses mas tarde ocurre el 4F. 21 años despues aun no se sabe con certeza quienes recomendaron las fatídicas decisiones que permitieron la insurrección. Lo que sí se sabe es que este Casandra militar tenía razón y que fui acallado por grupos de conspiradores que tenían su propia agenda.

Ahora me encuentro en similares circunstancias. En 1987 siendo jefe del Comando Unificado tuve oportunidad de iniciar la planificación de las elecciones que se celebrarían en 1988. Desde entonces el tema electoral no me es ajeno. Hace meses en base de mi experiencia en las áreas de ingeniería de comunicaciones e informática me convencí que existía gran posibilidad de un fraude electoral. Al efecto publiqué algunas cuartillas exponiendo el tema ante la opinión pública. Ante estos artículos surgió un grupo de presión criticando mis ideas. Lo novedoso de estas críticas es que estaban coordinadas e intentaban convertir la palabra “fraude” en un término tabú.

Una investigación permitió ubicar el epicentro de la ofensiva en el grupo “La Colina”. Esta organización, integrada mayoritariamente por miembros del MAS, forma parte de la MUD y del Comando Venezuela. Algunos de sus miembros trataron de desacreditar mis escritos y los de otros autores sobre el tema del fraude.

El grupo fue fácil de identificar porque sus mensajes repetían consignas como “El fraude es imposible”, “El sistema electoral del CNE es perfecto”, “Anunciar fraude implica promover la abstención”, e incluso “Los que hablan de fraude son traidores golpistas”. Sus autores seguían líneas políticas bien definidas. Muchos seguidores que se hacían eco eran seguramente ingenuos partidarios, pero los jefes de la confabulación de descrédito no parecían tan inocentes. Su actitud genera suspicacias porque es un secreto a voces que Chávez en caso de ser derrotado podría intentar cometer algún tipo de fraude el 7-O. Si se niega esta posibilidad estamos abdicando nuestro derecho a reclamar la noche de las elecciones. Eso sería un auto suicidio como bien lo dijo CAP.

La puntilla final de la campaña “El fraude es imposible” se piensa aplicar el 7-O siguiendo el mismo libreto usado cuando Manuel Rosales concedió derrota en el 2006. En esa noche triste los asesores de La Colina susurraron al oído del maracucho: “Perdimos y no hay nada que hacer, concede”. Ante esta noticia el candidato de la oposición aceptó precipitadamente su derrota, renunciando a cualquier derecho de reclamo al día siguiente. Dado el record de pista de Chávez en materia de fraude, esta posibilidad debe impedirse ahora. Es muy probable que el 7-O se detecten indicios fundados de violaciones de la Constitución, Leyes y el Reglamento Electoral. De ser así es de elemental lógica exigir un conteo manual del 100% de las cajas de los votos. Esa es nuestra última línea de resistencia.

El grupo “La Colina” es una parte importante del equipo de Capriles e integran un equipo de técnicos calificados, que controlan las relaciones de la MUD y el Comando Venezuela con el CNE. Tienen años siendo los técnicos de la oposición, pero un grupo de esta naturaleza no puede ser conformado exclusivamente por militantes de un solo partido. Es de elemental lógica que a su lado deben incluirse representantes de otras tendencias políticas como medida de seguridad.

La noche del 7-O es muy probable que se reporten al Comando Venezuela violaciones que deben ser investigadas. Entre las principales transgresiones pueden estar desacatos al artículo 441 del Reglamento Electoral, infracciones claves para el fraude. Según este artículo, bajo ninguna circunstancia debe permitirse que se realice el sorteo de mesas para la auditoría, antes que los testigos y miembros de mesa tengan en sus manos debidamente firmadas las actas y otros documentos exigidos. Esta es la garantía de transparencia.

Si el reglamento electoral se viola y hay suficientes indicios para probarlo, Capriles tendrá razones de peso para pedir el reconteo manual de la totalidad de los votos en caso que el CNE tome una decisión no aceptable. En estas circunstancias un llamado a “conceder” sin chequear mediante un “susurro” es impensable. Rosales fue el último candidato sumiso. Ahora tenemos al frente a un líder que frustrará los intentos de fraude usando las cajas no auditadas y pedirá un reconteo total en caso de evidencias de fraude. Si este requerimiento no es aceptado por el CNE, la trampa quedaría en evidencia ante el país y el mundo. Lo mismo le paso a Pérez Jiménez en diciembre de 1957 y a partir de allí comenzó su cuenta regresiva. Pido a Dios que Capriles no sufra del síndrome del candidato sumiso y que yo no sea un Casandra electoral.

[email protected]

@genpenaloza



Etiquetas:

Canal Noticiero Digital

Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com