opinión

Pablo Aure

El Carabobeño/ ND

El mensaje de Ruperti

17 Septiembre, 2012

¡Hasta cuándo!

Si no es por el dinero que aparece recibiendo el diputado Juan Carlos Caldera de manos de un empresario ligado al alto gobierno, el evento noticioso de la semana pasada tenía que ser la insólita declaración de quien hasta hace poco era el capitoste de la justicia penal revolucionaria, donde el ex magistrado Eladio Aponte Aponte declara que a los comisarios de la Policía Metropolitana se les condenó a sufrir pena máxima por órdenes de Hugo Chávez.

opinan los foristas

Una confesión de esa gravedad proviniendo del hombre fuerte del régimen en el sistema judicial, quedará en los anales de la historia judicial venezolana.

Ante este incómodo acontecimiento hay que reconocer, que Capriles reaccionó como un político de los tiempos que reclama Venezuela: se deslindó de ese episodio. Apartó a Caldera de su comando de campaña como lógicamente debía hacer pues, a estas alturas no era momento para considerar si lo que hizo Caldera constituía o no, delito: ¡se separa y punto!

Quien esté libre de pecado que lance la primera piedra

Es común que a los candidatos se les ayude en el financiamiento de sus campañas; lo que recibió Caldera a lo sumo alcanza para el pago de la logística de una movilización pequeña dentro del municipio Sucre; o para comprar pocas gorras, franelas, pagar algún conjunto o equipos de sonido o quizá contratar reducidos espacios publicitarios en la radio o en medios impresos. Lo criticable no es haber recibido ese dinero, que por cierto no fue mediante el traspaso a una cuenta cifrada en el exterior; Caldera fue hasta el apartamento del empresario Wilmer Ruperti a recibir dos donaciones de 20 mil bolívares cada una.

Los políticos, empresarios y la gente con sentido común entienden que es usual y lícito ayudar a los amigos en el financiamiento de sus campañas. Ahora, lo que irrefutablemente sí constituye delito de acuerdo a Ley sobre Protección a la Privacidad de las Comunicaciones, es haber grabado a Caldera sin su consentimiento.

Diosdado Cabello, dizque sorprendiéndose dice que tratarán ese caso en la Asamblea Nacional y lo llevará hasta las últimas consecuencias. Vaya moral revolucionaria de quien en reiteradas situaciones muy graves, no se ha preocupado en investigarlas. Por ejemplo: la comida podrida de Pdval, se negaron a discutir lo que ocurrió con el maletín de Antonini Wilson, evadieron la discusión de la reciente explosión de Amuay.

El Montesino venezolano

Veamos cuál interés pudo haber tenido el empresario Wilmer Ruperti en dar a conocer ese video. Sin temor a equivocarme, siento que la intención de ese empresario no era atacar a Capriles o hundir a Caldera. Nada de eso, la intención de Ruperti era decirle al gobierno: ¡a todos los tengo grabados! Quizá Ruperti piensa que por haber divulgado ese video, ahora Pdvsa sí le pagará lo que le adeuda, que no son conchas de ajo; al parecer son más de 300 millones de dólares lo que la empresa petrolera le debe. El mensaje sería: o me pagan o saco a la luz pública otros videos. Ese tipo de chantajes lo empleaba Vladimiro Montesinos en el Perú en tiempos de Alberto Fujimori.

En conclusión: El verdadero destinatario no era Juan Carlos Caldera, que cayó por ingenuo, porque ese sobre lo ha podido mandar a buscar con un mensajero. El mensaje es para aquellos “boliburgueses” que han recibido corrientazos en el apartamento de Ruperti. Hoy deben estar temblando los militares que han visitado su apartamento; seguramente conspicuos representantes de la familia Chávez y quién sabe, si el propio Diosdado Cabello aparece como protagonista fundamental en algunos de esos films del Montesino venezolano.

Capriles ganará… y por bastante

Chávez hace catorce años se apreciaba como un tren indetenible, encarnaba una especie de sentimiento popular. El pueblo estaba cansado de lo que se pensaba sería más de lo mismo.

Hoy, como aquel entonces la gente está agobiada, no se cala más mentiras, anhela un cambio, apuesta al progreso; se ha dado cuenta que con Hugo Chávez la división y el atraso es lo que avanza en el país.

La misma fortaleza popular que antes acompañó a Chávez, ahora la tiene Henrique Capriles. Lo ven y lo sienten como el presidente que unificará al país, que acabará con las divisiones y que hará respetar el Estado de Derecho.

Capriles no tiene resistencia. Se gana a la gente fácilmente. No es un fanfarrón; no dice que freirá las cabezas de los chavistas, si no que va a unir al país; que invertirá en la educación, en la salud y todos tendrán igualdad de oportunidades.

No tengo ninguna duda, porque personalmente he recorrido las zonas más pobres de Carabobo, que Capriles ha desplazado a Chávez. La gente se cansó del llamado a la guerra y al enfrentamiento. Apuesta a la unión y a la confraternidad.

No piensen que será cerrado el resultado. Señores, a 20 días de las elecciones me atrevo a asegurar que Capriles ganará por paliza. He allí los saboteos del oficialismo a los actos de Capriles; es por esa razón que Hugo Chávez habla de guerra civil, para sembrar el terror y procurar la desmovilización.

Esa sensación de cambio que señalan las encuestas hechas en los sectores populares, la sienten los chavistas. Esos números que indican las encuestas serias, también los conoce el gobierno, por eso el desespero.

El día de las elecciones

El 7 de octubre desde muy temprano debemos estar en nuestro centro de votación. Mientras más temprano estemos en la calle mejor, no lo dejemos para última hora. Tenemos que demostrar que somos mayoría desde la mañana. Tienen que estar convencidos: Somos mayoría los que queremos un rumbo distinto para Venezuela.

En la tarde cuando se acerque el cierre de los centros debemos acompañar a los que todavía estén en cola. Recuerden: la presencia numerosa del sector democrático ahuyentará a los revoltosos del sector oficialista.

En la noche, cuando tengamos las actas en la mano, no podemos permitir manguareo del Consejo Nacional Electoral: Un vocero con autoridad en el Comando Venezuela debe anunciar por las redes (me imagino que los medios no lo harán) los resultados que reflejen las actas.

No hay forma de voltear un resultado electoral que esté revelado en las actas, a menos que ocurra un golpe de Estado, y si eso acontece, no tengo dudas de que Chávez tendrá que dejar el poder antes del 10 de enero del 2013. En efecto no podrá sostenerse contrariando la voluntad popular.

Apóstoles de la unidad

El jueves pasado estuvimos en la celebración de los 46 años de la fundación de la Asociación de Ejecutivos del Estado Carabobo. El gobernador de Carabobo le confirió la orden Sol de Carabobo a varias personalidades; y luego, al momento de pronunciar sus palabras, Henrique Fernando Salas Römer habló de la unidad en dos tiempos. Uno para ganar y el otro para gobernar.

Citó dos ejemplos de la importancia de la unidad para ganar y para gobernar. Se refirió a Nicaragua cuando el pueblo y las organizaciones políticas se unieron y apoyaron a Violeta de Chamorro. El triunfo fue contundente, pero los que la apoyaron no gobernaron unidos; al poco tiempo volvieron los que destruyeron a Nicaragua. Ese fue un ejemplo de las cosas malas que pueden ocurrir si rompemos la unidad. Seguidamente se refirió a Chile, donde los sectores democráticos se unieron para derrotar la dictadura, y hasta ahora han permanecido unidos con una misma visión de país; lo que ha hecho de Chile una gran potencia económica de América Latina.

pabloaure@gmail.com

www.pabloaure.blogspot.com

@pabloaure

Canal Noticiero Digital