end header begin content

opinión

¿De qué se ríe ese señor?

22 septiembre, 2012

Suena grosera, por decir lo menos, la brutal avalancha publicitaria que desde todos los niveles oficiales se ha desbordado en un agónico esfuerzo por evitar lo inevitable. Miles miles de afiches tapizan cuanto espacio se considere aprovechable en cualquier pared, muro, poste o vidriera, sin importar a quien pertenece. Simultáneamente, gigantescas vallas son colocadas por centenares de cuadrillas contratadas para todo el país, mientras la radio y la TV bajo control oficial atosigan los oídos y los ojos de millones de venezolanos.

opinan los foristas

No es conspiración cívico-militar ni rumor de esquina. Se trata de un gobierno que se desmorona y que esta intentando vanamente recuperar en días lo que perdió en 14 años. Por supuesto no le es posible. Lo sabe el señor Chávez, quien debe sentirse muy mal, no solo por su delicado problema de salud sino también por el espantoso fracaso de su gobierno. Con toda razón, y abrumada seguramente por el peso visual de miles de afiches con la cara maquillada del presidente-candidato, una de mis nietas me preguntó: “ ¿Y Chávez de que se ríe?”

La presencia del PSUV tampoco ayuda, admiten los miembros del ala militar. Desde el Delta hasta el Táchira, desde Santa Elena de Uairen hasta el Cabo San Román, una queja, un llanto, una protesta, nadie sirve, muchos tienen las uñas largas. Estamos en el gobierno más corrupto y más ineficiente, justo cuando podríamos ser un modelo de productividad y ejemplo de eficacia y de ética en beneficio de los sectores mas necesitados.

Por lo pronto, Henrique Capriles Radonski tiene ante si, en lo electoral, un ancho camino para la victoria el 7 de octubre. Desde hace meses la ventaja en las encuestas soplaba con la brisa del candidato del gobierno, pero la constancia que se impuso Capriles para el trabajo de campaña, la incorporación de valiosas figuras del país a los equipos electorales y la coherencia en el planteamiento consecuente de los problemas y sus soluciones, fueron suficientes para un nuevo arranque, lleno de vigor y de entusiasmo, que en tiempo record desbordo las mejores expectativas y arrolló literalmente al adversario.

Peso determinante tuvo también, hay que admitirlo, la pobreza conceptual de la campaña de Chávez, limitada y magnificada a la vez con el insulto, la grosería, la mentira y el mas increíble derroche de recursos del Estado que se recuerde en muchos años. Amen de cualquier amago de “show”, tan frecuente en las intervenciones de Chávez, cada mítin de campaña va mostrando un candidato disminuido, lloroso, repetitivo, pero siempre agresivo, como recordando a propios y extraños que no ha dejado de ser el Chávez de otros años…En todo caso, la suerte esta echada. Faltan apenas días…



Etiquetas:

Canal Noticiero Digital

Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com