end header begin content

opinión

No puede haber indecisos

11 agosto, 2012

A velocidad de vértigo se acerca la fecha en la cual los venezolanos sellaremos el futuro del país. Tan sencillo como eso. Querramos o no hacerlo, hagámoslo bien o mal, el 7 de octubre marca un punto de inflexión en el porvenir de Venezuela. De la posición que ese día adoptemos — repito, sea la que fuere — va a depender por muchos años el destino nacional.

opinan los foristas

Obviamente, aquí no puede haber empate. Se trata del gobierno contra la oposición. Si gana el oficialismo, con toda la carga de rechazo que ha venido acumulando prácticamente desde que se inició, estaríamos ante la más extravagante exhibición de masoquismo colectivo que se recuerde en la historia política nacional. Un triunfo de Henrique Capriles, por el contrario, sería una hazaña merecedora del reconocimiento y la gratitud de la gente de pensamiento democrático. Como es natural, la realidad es hoy muy distinta a la de un año atrás. El comandante-presidente-candidato esta francamente disminuído, en tanto que el líder opositor ha venido creciendo en todos los órdenes.

Chávez quedó detrás de su propio mito, encerrado entre misiones y prisionero de un *por ahora* que le sirvió para revanchismos, pero no para sostener una obra de contenido social trascendente. Por ello perdió adeptos y simpatías en los sectores populares, mientras su gobierno se empeñó en dilapidar de forma dolosa y/o irresponsable los recursos del país. Y así se diluyó la que pudo haber sido la gran oportunidad de Venezuela.

Electo Capriles se abrirá otra ocasión para el rescate nacional. Como es natural, la primera fuente para el relevo humano se ofrece desde de las filas de la oposición. Miles de hombres y mujeres de todas las edades y experiencias están dispuestos a meterle el hombro al nuevo Presidente. Pero a la vez — y esto es muy importante — hay también numerosos compatriotas honestos y capaces que en los últimos años, por las razones que hayan sido del caso, prestaron servicios al Estado. A estos venezolanos, tan venezolanos como nosotros aun cuando hayan errado el camino, no podemos echarlos al pajón sin oírlos. Y si nada hay que manche su trayectoria, pues todos a trabajar juntos por Venezuela. Esa es la gran diferencia: aquí estamos dispuestos a abrir espacios para la rectificación sincera, la misma que atrae a oleadas de antiguos chavistas a rechazar el trato discriminatorio, grosero y ofensivo que, usualmente se aplica desde Miraflores a venezolanos cuyo delito es adversar al gobierno de Chávez.

Pero no puede haber indecisos. Tener todavía dudas atenta contra la recuperación del país, tal como atenta contra el reordenamiento nacional cualquier palabra o hecho que pueda abrir siquiera una posibilidad de que este gobierno se mantenga en el poder un día mas allá de los que constitucionalmente le restan. Sería un nuevo crimen contra Venezuela y nadie lo entendería. Por eso no es imaginable que electores conscientes del estruendoso fracaso administrativo, social y político de Chávez, puedan volver a abrir compuertas al derroche, a la incapacidad y a la corrupción.

No puede haber indecisos. En el fondo, creo que ya no los hay.



Etiquetas:

Canal Noticiero Digital

Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com