opinión

Los emisarios rojos

19 agosto, 2012

Nunca hemos estado, ni estaremos de acuerdo, con la proliferación de militares activos, fuera de sus cuarteles, para cumplir labores que compete a: ministerios, gobernaciones, alcaldías y otros. Tampoco avalamos, que se usen para “convalidar” acciones arbitrarias, del desgobierno de turno en Venezuela y mucho menos, que se constituyan, en un andamiaje político, en post de la reelección, del traidor a la patria, aupada por los emisarios rojos.

opinan los foristas

Un emisario, es por definición, un  mensajero que se envía para averiguar, comunicar o tratar algo. Es aquella persona utilizada para trasladar, entregar  o difundir el cometido de  una comisión o encargo. Tradicionalmente se ha utilizado en las fuerzas armadas nacionales – FF.AA.NN- de Venezuela, para servir de enlace, entre las tropas administrativas y los frentes de actuación. Se le ha conocido como portadores del “mensaje a garcía” que no es otra cosa que una especie de labor encomendada -dirigida a  destinatarios anónimos- basada en los sagrados principios del don de mando, que permitirán  al comandante, evaluar posteriormente;  si  la tarea fue entendida, supervisada y cumplida.

Pero eso nada tiene que ver con elementos: rojos.

Recordemos que los militares en Venezuela, sentaron más aún, las bases de su profesionalización, en los procesos democraticos. Esos sistemas políticos, son hoy llamados por algunos: “puntofijista.” Pero ellos obvian, que para la sobrevivencia roja, han echado mano de esa  especie que los militres activos eran controlados,  por la asignación de un jeep. Una botella de ron y una prostituta. Algunos aseguraban que era la esencia, para lograr el “respaldo militar” en las acciones políticas del pasado. Pero esas “prácticas” o métodos, no se erradicaron en el presente “revolucionario y socialista.” Solo se cambió la tónica, les dieron una botella de whisky de 18 años o más. Una miss respaldada por una organización benéfica, subvencionada por el estado y una camioneta hummer; con teléfono y otros  accesorios de: “manos libres.”

La nueva historia roja les enseñó que los conceptos de libertad, democracia y soberanía,  estaban  obsoletos o eran cosas del pasado. Que había que abrirse a  la igualdad  representada por un grupo de privilegiados llamados: “los hijos de bolívar,” encargados de continuar la independencia, pero subordinada al régimen castro comunista cubano. Que Había que parecer pero no ser militares, sino elemento políticos de un régimen, que le indicaría,  que la traicion a la patria  es una especie  de letra muerta,  inscrita en el Código Orgánico de Justicia Militar (COJM)  por lo tanto, nunca se les podrá aplicar, porque la “revolución” llegó para quedarse, en su condición de pacifica, pero armada y el resto de la ciudadanía: ¡qué se jodan!

A muchos  militares activos, les transfirieron ideológicamente, que las armas son de quien gobierna y no de la república. Por eso las utilizan  para respaldar aberraciones , que soportan las nefastas actividades del bandidaje socialista , en procura de la implantación definitiva de un régimen neo comunista, secundado por la sobrevivencia de un grupo de civiles y  militares, a la diestra de un caudillo, invadido por severas manifestaciones, de esquizofrenia y demencia.

Por eso hemos visto tantas arbitrariedades, donde algunos militares activos apelan a la constitución nacional vigente,  cuando les conviene y otros  coadyuvan  en violarla. Ellos  se olvidaron de los  conceptos fundamentales  que garantizan el ejercicio ciudadano del derecho a la protesta o a la propiedad privada; echando “gas del bueno.” También hoy difunden mensajes con bases electorales  para amedrentar en función de crear miedo  por la no reelección  de su “comandante en jefe.”  En muchos prevalece,  la noción  de la  expropiación, como elemento coercitivo de amenaza, a quienes tengan -de una u otra forma- alguna actividad privada, el cultivo de la tierra o una pequeña empresa, y no voten por el diabólico.

Pero la cosa no se que ahí. A los maestros, profesores o empleados públicos, en general;  que incluyen: gobernaciones, alcaldías, industrias básicas  y pdvsa, se les trata en arengas  compulsivas, que ya no tienen que ver, con el uso de la franela y  la gorra roja o el léxico “socialista” sino ahora se les crea temor,  zozobra o desesperanza, en su estabilidad laboral, en contraprestación, con el ejercicio del voto; porque  hay que reelegir  al opresor.

¿A cómo de lugar? No señor. Esos militares deben saber que los habitantes, residentes  o ciudadanos venezolanos del país  o la nación; tienen el derecho a elegir libremente  al presidente que ellos quieran darse.  Que no es necesario que los rojos los utilicen como “mulas” electorales, para infundir miedo, porque al final  les revisarán el voto. ¡Eso no es así! En Venezuela, el sufragio obedece al principio ciudadano, universal,  constitucional y directo, como  derecho confidencial, de todos los venezolanos: ¡el voto es secreto!

Por eso no es necesario  que “profesionales” de la fuerza armada nacional -FAN- “bolivariana” sean misionados  para impartir conferencias  en pro de la reelección  del presi-miente, que hasta sus parientes, identificaron como: el saliente, en  el mitin de henrique capriles, allá en barinas. Estado barinas. Tampoco es inexcusable, tratar de  solapar que en la FAN adolecemos de la promulgación de una adecuada Ley de Seguridad Social (LOFAN) para que el G/B (ENB) Alexander Cornelio Hernández Quintana -presidente de la junta administradora del IPSFA-  declare: “que sólo en revolución es posible la inclusión de todos los miembros de nuestra fuerza armada, el ipsfa, ahora es una institución con sentido socialista, en el cual un sargento de tropa pueda comprar un vehículo sin inicial.” Fuente: prensa ipsfa. Caracas. Lic. Jacqueline Trejo.

Por esas cosas y muchas más, que soportan las aberraciones en el ámbito castrense, es que definitivamente el 7 de octubre  del 2012, el pueblo venezolano  decidirá a favor de un candidato que se centre en el progeso  y  se deslastre del  militarismo y el autoritarismo. Este, no puede ser otro, que henrique capriles radonski, quien indudablemente debe accionar por el regreso de los militares a sus cuarteles  y la erradicación total, de la inadecuada parcialidad política, que pueda orquestar; cualquier fechoría,  de: los emisarios rojos.

Cita: “Un soldado feliz no adquiere ningún derecho para mandar a su patria.”
Simón Bolívar

Coronel ® (fav) Sammy Landaeta Millán.

Al agradecer la difusión de su pensamiento y opinión.  Asume la responsabilidad del contenido de sus artículos remitidos, publicados y archivados por noticiero digital en:  http://www.noticierodigital. com/author/ sammylandaetamillan/



Etiquetas:

Canal Noticiero Digital

Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com