end header begin content

opinión

Vamos a respetarnos

21 julio, 2012

Si algo no se puede negar al candidato del gobierno es su capacidad para mimetizarse en circunstancias difíciles o al menos extraordinarias. Lo hemos visto y oído hablar, rezar, indignarse, reír, llorar, gritar, insultar…y recuperar la compostura en cuestión de segundos, todo ello aderezado con una extraña sonrisa que hace impredecible su siguiente acción o reacción. Esta habilidad de ChávezFrías le permite llegar a muy diversas audiencias, fácilmente integrables por funcionarios civiles y militares obligados a escuchar in situ las repetitivas peroratas del presidente. El resto lo hacen las cámaras de TV, manejadas en cadena nacional desde el control maestro de VTV.

opinan los foristas


Uno de los temas que en mayor grado remueve la atención del hoy Presidente es el relativo a las Fuerzas Armadas, de las cuales es Comandante en Jefe según mandato de la constitución. De la misma Constitución contra la cual insurgió en sangriento golpe de estado en 1992, amen de haber confesado que desde comienzos de los años 80 ya conspiraba para imponer una ideología sin título identificada luegocomo*socialismo del siglo XXI*.Pero volvamos al presente. La realidad es que Hugo Chávez, más que comandante, pasó a ser amo y señor del valle, y en tal virtud cambió uniformes, colores, gorras, armamento, aviones, barcos, rangos, grados, cargos, saludos, protocolo y el resto de la parafernalia militar. También, con éxito menos que parcial, ha intentado lavar cerebros de una clara mayoría de valiosos oficiales que rechazan ser rebautizados como *chavistas* y *socialistas*.Y para dorar la píldora, se permite exigir al candidato de la oposición que RESPETE a las Fuerzas Armadas, en una grotesca pirueta retórica que pretende echar sobre los hombros de Capriles los señalamientos críticos que se le hacen al mismo presidente. En instancia única, *respeto* es una palabra que no existe en el diccionario chavista, en el cual solo se habla de guerras, batallas, pelotones,enemigos, traidores, apátridas, burgueses, cardenales y obispos vagabundos, empresarios bandidos y especuladores, medios de comunicación vendidos al imperialismo, etc, etc…todo en el mismo tono de amenaza permanente que bien pudiera manejar un general en combate.

El único que irrespeta a las FAN es el mismo presidente cuando las utiliza para lo que no debe, como un desesperado intento por soportar una costosísima y abusiva campaña electoral que tanto el como sus adláteres saben claramente perdida. Las Fuerzas Armadas, en cumplimiento de su responsabilidad, no sentirán amenazada su independencia, y gobernantes y gobernados volverán a sentir el beneficio del respeto mutuo. Mutuo,presidente, significa de aquí para allá y de allá para acá. Asi que comencemos por el principio: vamos a respetarnos. Y este comienzo incluye como hecho fundamental el cese, por parte del señor Chávez, de la falsa y venenosa especie según la cual la oposición venezolana ODIA a las FAN. No existe ningún elemento que respalde tan peregrina tesis, pero el presidente la repite una y otra vez con el propósito de siembra…a ver que pasa. Vamos a respetarnos, presidente. Y controle sus reacciones, porque faltan apenas semanas para la gran decisión popular que lo colocará en su nuevo rango de expresidente.



Etiquetas:

Canal Noticiero Digital

Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com