end header begin content

opinión

Orlando Bruzual Rojas

El hampa, hecho en Venezuela

31 julio, 2012

Quien hubiera pensado que Venezuela nuestro país dejó de ser un territorio seguros para convertirse en uno de los lugares más peligrosos de América del Sur. Cada día que pasa el crimen se apodera de nuestras ciudades, obligando a sus habitantes a encerrarse desde muy tempranas horas de la tarde en sus hogares para evitar ser victima de este flagelo que pareciera que se está adueñando de todos los espacios de nuestras ciudades.

opinan los foristas

Al igual que muchos políticos de este país, el ratero se levanta temprano en la mañana pensando a quien va a robar. Si uno no es atracado bajando las escaleras de su barrio, las probabilidades de que sea atracado cuando vaya al trabajo son bastante altas.

Y es que se puede encontrar con estos criminales por donde usted camine. Si no lo atracan en una calle ciega o en una avenida bien transitada, tiene altas probabilidades de que sea matraqueado por un funcionario de alguna alcaldía del país.

Si bien sabemos que mucho de este problema recae en la responsabilidad de los líderes y encargados de dirigir la nación, también se podría decir que es el mismo ciudadano corriente a través de su conducta destructiva, el mayor responsable de alimentar esta subcultura que está acabando con nuestro país.

Muchos padres ya no pasan tiempo con sus hijos ya que tienen que trabajar. Los niños han cambiado los programas educativos por película como los Simpson donde los protagonistas no sienten respeto por el prójimo. Miles de niños en su infancia han visto más muertes en programas de televisión que en los barrios donde ellos viven. Ellos adoran a sus héroes, especialmente a aquellos que matan como Stallone o Schwarzenegger.

Siembra y cosecha. En estos cincuenta años de democracia hemos visto como la sociedad se descompone. Aparecen nuevas elites producto del constante saqueo a la nación. Los pobres que no pueden salir del remolino de la pobreza, lo único que saben es copiar modelos implantados por las nuevas elites corruptas. Cada día se escuchan comentarios en las calles como; ¿Si ellos roban al país porque yo no puedo salir a robar?

En fin, Ladrón que roba a ladrón tiene cien años de perdón. Mientras no se castigue a los políticos y empresarios corruptos con cárcel o tengamos presidentes que promuevan la corrupción, el pueblo seguirá copiando estos patrones y seguiremos perdiendo familiares y amigos por un hampa que nosotros mismo creamos.

[email protected]

 



Etiquetas:

Canal Noticiero Digital

Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com