end header begin content

opinión

Presidentes de Mercosur, ¿dónde quedó la decencia?

30 junio, 2012

Ayer en la noche Hugo Chávez volvió a encadenar a Venezuela. Despóticamente, deleitándose en esa venganza amarga que le corroe, celebró los miles de millones de bolívares que pagó Globovisión, obligando mediaticamente a los venezolanos a verlo desde una inmensa mesa rodeado de su gabinete servil entre los que ahora destaca el yerno, ministro familiar que lo asesora cual erudito y nunca pasó de ser una triste figura secundona en la pantalla de televisión oficial.

opinan los foristas

Y aunque no se salió con la suya, porque Globovisión pagó, Hugo Chávez no se iba a quedar sin saborearlo.

Y este domingo comienza oficialmente la campaña electoral que ya Hugo Chávez tiene desde siempre, confesado una y otra vez en el “aunque Ud no lo crea” de Globovisión.

Ya se ve venir lo que será.

El Consejo Nacional Electoral confiesa sin vergüenza que no puede hacer nada contra las cadenas. Además de Globovisión, estos días han sido de violaciones y atropellos.

A estas horas (viernes en la noche) no había aparecido una familiar de una opositora cuya casa fue allanada.

Hay una tensa calma en el aire. Es ese baile tenebroso de lo oscuro, de lo impuesto, de lo impredecible. Del poder absoluto. De la burla arrogante. Del cinismo desmedido. A lo que hemos estado sometidos desde hace catorce eternos años.

Es lo que sucede cuando se quiebran los principios, se desbocan las intenciones, se agotan los límites.

Mercosur acepta, recibe con bombas y platillos a Venezuela como miembro pleno. No había podido hacerlo porque la cláusula que lo impedía era que Venezuela no cumplía con las exigencias de la democracia. Fuera Fernando Lugo por una decisión constitucional pero polémica por no permitir mayor defensa al destituido obispo, “sotana ligera”, se excluye a Paraguay hasta que se celebren sus elecciones, y los socios revolucionarios del Sur, en una dinámica impresionante, con Cristina Kichner al frente, recibe a Venezuela. O sea, desde que Fernando Lugo es destituido, Paraguay eliminado por el hecho político, Venezuela es “democrática”. ¿O es que ya esa exigencia no se toma en cuenta? Y aquí volvemos a enfrentarnos entonces a esa posición debil, frágil de los pueblos. ¿Qué son, realmente, ante el poder de turno? ¿Cómo cobran sus deudas morales, sus sueños convertidos en pesadillas? ¿Qué quiere decir “mayoría”? ¿Qué quiere decir “soberano”? ¿”dueño de su destino?” ¿Cómo reclaman sus derechos? ¿Cómo sobreviven a lo déspotas, a los canallas?

Uno ve a Hugo Chávez encadenado, amenazante, burlón, y ve la conducta de los pseudos demócratas, del liderazgo que ve las mismas imágenes que sufrimos nosotros, que sabe de las violaciones y atropellos de este hombre, que no puede haccerse el loco ante la información que recorre el mundo, que no se atrevería a presionar a su gente de esta manera desafiante, indecente, y tiene que volver a la misma pregunta: ¿qué capacidad tengo yo como ciudadano de una mayoría reclamarle a cualquiera de esos cómplices históricos lo que están desconociendo porque se arrodillan ante los regalos y los intereses políticos? ¿Cuál es mi papel en este juego?

Con Venezuela ahora en MERCOSUR, dicen los “revolucionarios” que crecerá el mercado en miles de millones de dólares. Ajá! Y la voluntad y la decencia, ¿tienen precio? Los principios, que son leyes no escritas pero son límites necesarios, que urgen los seres humanos, ¿pueden ser mutilados así? ¿Hasta cuándo se aguanta este quiebre, este agravio, esta humillación de quienes a cambio de confianza venden el alma dolida de los territorios convulsos?



Etiquetas:

Canal Noticiero Digital

Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com