end header begin content

opinión

José "Cheo" Salazar

La moral robolucionaria tocó fondo excremental

30 abril, 2012

Aquel que no usa su moralidad sino como si fuera su mejor ropaje, estaría mejor desnudo” Khalil Gibran (1833–1931) Ensayista, novelista y poeta libanés

El orgullo de un revolucionario es su moral. Es su carta de presentación. En el mundo lo que identifica, unifica y compacta los revolucionarios es su moral. En Venezuela, la llamada revolución la moral toca fondos excrementales. Las denuncias hechas y, uno se imagina, por hacer, por el ex magistrado Eladio Aponte Aponte, llevó las aguas morales de la revolución a la cañería, que conducen a las lagunas de oxidación. En Perú un escándalo semejante de corrupción judicial, liquidó al régimen fujimorista. La justicia al servicio de las más innobles, viles e infames causas, no es justicia.

opinan los foristas

Las instituciones venezolanas, creen que evadiendo el fondo del problema, resuelven la podredumbre. Equivocan el camino. Las revelaciones hechas por el magistrado estrella de la revolución, coloca a la justicia en el banquillo de los acusados. La “Fiscala” dice que no investigará, pero destituyen a los jueces nombrados por Aponte Aponte. Es un reconocimiento de la existencia de una red corrupta que armó el ahora perseguido, para perseguir, condenar y empujar al exilio a una gran cantidad de compatriotas inocentes. Esa grave situación no se corrige con evasivas. Están obligados a investigar.

Un verdadero revolucionario, debe exhibir y exigir una prístina moral revolucionaria. Ese magistrado fue nombrado, protegido y utilizado por la revolución. Gritar que es delincuente, que le vendió el alma a la DEA, que está siendo utilizado por el imperio para armar un expediente y declarar a Venezuela un narcoestado, que la oposición lo toma por bandera política para desprestigiar al régimen, no tapa el escándalo. Más bien lo acrecienta. La llamada revolución está obligada moral y éticamente a investigar y mostrar resultados concretos. No hacerlo es aceptar culpabilidad, complicidad y solidaridad automática con los hechos y sujetos señalados. El que no la debe no la teme.

Este caso no es el único. Es la punta de un iceberg putrefacto, que apenas deja ver una red de corrupción, narcotráfico y judicialización de la política para condenar inocentes opositores al régimen. El caso de los Comisarios, Policías Metropolitanos, la jueza Afiuni, el diputado Mazuco son emblemáticos. Los presos, perseguidos y exiliados, hoy más que nunca, justifican la no presentación ante un sistema judicial corrompido y colocado al servicio de las más bajas pasiones. Aún cuando sus casos no sean revisados, están reivindicados ante la primera de todas las fuerzas, la opinión pública.

La moral revolucionaria en Venezuela, toco el fondo de la letrina. Por más que se tongoneen, no investiguen y digan que es un caliche, se salvan de la más enérgica condena general de la sociedad. Sin moral no hay revolución y revolución sin moral es un azote. El 07 de octubre, hay un camino, para rescatar la moral y la ética del país. Está robolución putrefacta, perdió el rumbo y quedó al desnudo. Los venezolanos decentes, a punta de votos, la eyectará del poder.

¿Le gustó este artículo? ¿No leyó los anteriores? lo invito a visitar mis web site http://www.legequaesocheosalazar.blogspot.com/ o el Link: http://noticierodigital.com/author/josecheosalazar/ dónde los encontrará todos en orden cronológico.

Twitter: @Cheotigre
[email protected]
0414-3838097
[email protected]
[email protected]
[email protected]
http://www.noticierodigital.com/author/josecheosalazar/
http://www.legequaesocheosalazar.blogspot.com/



Etiquetas:

Canal Noticiero Digital

Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com