end header begin content

opinión

Un piélago de perlas

29 febrero, 2012

Crónicas de un municipio

Un triste y angustioso día se vivió en todo el Estado Nueva Esparta, el sábado (25-02-12) en horas de la tarde, cuando se corrió la infausta noticia sobre la desaparición física de nuestro hermano, colega y amigo de siempre Luís Rafael(Topito) Mujica Romero.

opinan los foristas

Nos dijo adiós, luego de sufrir un accidente cardiovascular. Nació este ilustre educador en la ciudad marinera de Porlamar, en la calle Libertad, sector Punda en el año 1941. Fueron sus padres José Isabel Mujica y Carmen Romero. Compartió su honorable hogar con sus hermanos Carlos Luís (Marunga), Ismenia y Leonor. Contrajo matrimonio con la señorita Elsy Marín, de cuya unión nacen sus hijos: Maryelsie, Luís Rafael y Lisette.

Hijos políticos Ronald Duque y Víctor Muñoz. En sus momentos de gloria, apelaba al sentimiento patriótico para exaltar el orgullo de ser margariteño. Sus clases tenían su sello personal, su carisma y cautivante sonrisa.

La trayectoria de este insigne educador fue incólume, desde muy joven se ganó el cariño y aprecio de su pueblo por medio del deporte. Con su ausencia ha tenido la virtud de trasladarnos al año 53 del siglo pasado, cuando conformó el famoso equipo de baloncesto “Juventud” con sus compañeros: César “Cocherito” Millán, Raúl Serra, Gonzálo Márquez Marcano, Germán “Burro Negro” Salazar, Adalis Bermúdez y otros.

Madrina del equipo la simpática Elsa Gómez. Topito, como cariñosamente lo llamábamos, se formó bajo ese modelo donde no podemos menos que recordar el rigor en el aprendizaje, la disciplina, la figura respetada del maestro, el compromiso con las tareas escolares, pero también un ambiente de crecimiento humano en el que había espacio para todo: el deporte, la música, la playa, los paseos a la montaña, la iglesia y la acción social.

Como profesor se desempeñó en los Liceos Vicente Marcano y Nueva Esparta. También en la Universidad de Oriente y últimamente fue coordinador del Departamento de Idiomas y profesor de inglés en la Universidad de Margarita, donde tuvimos la gran dicha de compartir, como alumno de su cátedra y luego como colega.

Su bondad sumada al deseo que nuestra música se destacara y brillara con luz propia, funda con otros músicos de la isla la famosa “Toros Banda Show” de la cual fue presidente en varias ocasiones. Más que un ejercicio de nostalgia, se trata de un rescate en la memoria de un modelo educativo que dejó huellas en más de una generación y a cuyas bases parece imperativo acudir para la revisión de nuestro presente y la construcción de un porvenir que tenga como signos los valores de justicia, solidaridad y dignidad.

Crear jóvenes no es otra cosa que esparcir luminosa simiente del más alto humanismo en naciones y pueblos. Con su adiós, se nos fue un icono del Magisterio y del ámbito artístico musical neoespartano.

Luís Rafael fue ejemplo paradigmático de esa Margarita integra, honesta, digna, humilde y sabia. Estamos convencido, que con su despedida, se nos marchó un pedazo de mar y de tierra margariteña, colmada de integridad y belleza, como el brillo sutil de una perla marina, que con su esplendor matiza el universo. Profesor, fuiste prosa de amor, ejemplo humilde de tu raza mestiza, tus más lindos recuerdos florecerán y vivirán eternamente entre nosotros.

Las flores de tu amistad y de tus recuerdos, no se marchitarán con el tiempo. Por estas y otras razones, nos unimos al dolor que embarga a sus familiares y especialmente a nuestro fraterno amigo y colega Carlos Luís, quien también goza de nuestro aprecio y admiración. Hasta luego “Topito”, que Dios y la Virgencita del Valle te acompañen por siempre en el reino de los cielos.

[email protected]

 



Etiquetas:

Canal Noticiero Digital

Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com