end header begin content

opinión


El Nacional / ND

el futuro promete

24 enero, 2012

Hay en el ambiente un entusiasmo particular, una energía contagiosa que se volverá arrolladora cuando, además de un modelo de país para usarlo como herramienta de construcción del país que queremos, podamos contar con un líder único para provocar y conducir la transformación que Venezuela reclama. Ello está a la vuelta de la esquina.

opinan los foristas

Trece años de desaciertos revolucionarios han hecho diáfano ante nuestros compatriotas que el género de Estado que resolverá sus problemas y proveerá la calidad de vida a los venezolanos no es uno en el que desde lo alto del poder se secuestran las libertades, se mancillan los derechos de los ciudadanos, se desestimulan las iniciativas individuales, todo con el pretexto de establecer, por la fuerza y con la bota, la sociedad más igualitaria y más justa que no han parado de prometer pero que no han sido capaces de construir. Los resultados están a la vista: sin detenernos a analizar el pésimo manejo de lo público, nunca el venezolano de la calle ha vivido peor.

Con el “Compromiso por un Gobierno de Unidad Nacional” ya desde ayer se tiene un plan de ruta compartido, se ha materializado en un solo documento el deseo colectivo de que el país se reconstruya sobre bases diferentes, que sean capaces de provocar progreso económico, distribuir justa y equitativamente el bienestar, ocuparse de las carencias de los grandes contingentes de olvidados en que se han convertido los estratos populares, que generen la esperanza de un país próspero con oportunidades para las generaciones que vienen. Un modelo en el que la corrupción sea desterrada y en la que priven de nuevo las libertades de pensamiento, de acción y de comunicación; donde la exclusión no tenga lugar; donde nos hermanemos por encima de nuestras diferencias. Un país que no les rinda tributo a ideologías foráneas, un concepto de nación que nos lleve a sentir orgullo ante terceros y que sea modelo continental.

De todos los elementos que estructuran el plan de gobierno de las fuerzas opositoras lo más resaltante es lo que lo diferencia del esquema comunista que nos ha gobernado: el sustentar el despegue y el progreso nacional en los años por venir en el esfuerzo individual y en el trabajo tesonero de cada venezolano por su propia superación y no en la dádiva de un Estado obeso, inoperante y absorbente.

No hay vuelta atrás, hemos aprendido. Este nuevo concepto de nación debe impulsarnos a barrer con las equivocaciones del presente, e igualmente motivarnos a no repetir nunca los dramáticos errores del pasado, a alzarnos por encima de los odios sembrados y disponernos a restañar las heridas, a deponer las ansias de retaliaciones, a construir un país donde quepamos todos y a darle un sentido de futuro a la tarea colectiva de hacer de la nuestra una sociedad mejor.

[email protected]



Etiquetas:

Canal Noticiero Digital

Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com