end header begin content

opinión

No es el momento de dedicarle a Hugo Chávez una letra más

31 diciembre, 2011

Cuando usted lea esta columna, ya podemos llenar espacios con el 2012. Esa fecha simbólica, angustiosa, es espectativa ansiosa que nos asusta tanto a quienes llegamos con el año a ese temor natural de los tantos años vividos.

opinan los foristas

No es el momento de escribir sobre lo que además de eso nos ha ocupado este año 2011 con malos ratos y rechazos desesperantes.

No es el momento de dedicarle a Hugo Chávez una letra más, ya se han sumido bastantes en agresiones y humillaciones que han sacudido el alma de esta casa grande y querida que es Venezuela.

Ee el momento de convocar los buenos espíritus, la alegría, el entusiasmo y la fe.

Porque aunque por primera vez en estos largos trece años, estas fechas hayan sido menos duras, lo vivido, lo destruido, y también lo que hay que hacer ya es lo apremiante y tiene que estar presente en cada uno y todos los venezolanos.

Porque nos toca la tarea más exigente frente a nosotros mismos y a Venezuela: nos toca rescatar sus valores, sus sueños y su paz.

No lo vamos a conseguir sin luchar.

Hasta este año 2012 no sabremos hasta dónde ha llegado esta pesadilla, cuánto se ha maleado el alma del pais. La mendicidad y el servilismo, la corrupción y el miedo han sido instrumentos utilizados con perversidad y han hecho su trabajo. ¿Cuánto ha calado en la conciencia nacional, cuánto ha lastimado la ignorancia, cuánto ha permitido en la integridad del venezolano común esta regaladora para comprarlo?

Eso lo sabremos cuando esa Venezuela que hoy acepta limosnas, neveras, dádivas obscenas, defienda su misma alma de estas vejaciones a su dignidad, porque esto no es Venezuela y mucho manos nuestra historia ni nuestro sueño.

No podemos poner de lado lo que somos.

Y nosotros no somos Gadafi, ni el Mono Jojoy.

La esperanza solo podemos hacerla realidad los que sabemos del Bolivar que es, de la bondad del oriental cálido y la pasión del zuliano, de la serenidad de las montañas y los paramos andinos y la majestuosidad de las aguas y las selvas. Y la dolorosa presencia del Ávila guardiana de la capital violentada en su hidalguía.

Hay mucho por qué luchar.

Por poder mirar al otro venezolano sin miedo, sin que los ojos se asombren ante los ojos llenos de odio, por caminar codo con codo con el otro por las calles libres, por las ideas respetadas en fraternal debate cotidiano, por el respeto a nuestros patrimonios y la responsabilidad de destino compartido, por las cárceles vacías de odios políticos y familias unidas, por el orgullo de ser venezolanos.

No va a ser una tarea fácil, pero sí necesaria. De todas nuestras ganas y nuestras fuerzas. Pa´lante es pa´llá.

Un abrazo profundo, sentido, de esta servidora. ¡Y un besote para cada uno y todos!



Etiquetas:

Canal Noticiero Digital

Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com