end header begin content

opinión

El gordito de la bomba atómica

31 diciembre, 2011

Mide 1,68 mts y pesa 87 Kgs. Tiene apenas 30 años de edad. Es Kim Jong-un, hijo menor de Kim Jong-il, el “amado líder” y nieto del “eterno presidente” y fundador de Corea del Norte, Kim Il-sung. Es el tercero en ejercer el poder de la monarquía comunista que oprime a Corea del Norte desde el año de 1948. La propaganda comunista de su país ya lo ha bautizado como “líder supremo” del sistema revolucionario. “Kim Jong-un es el líder supremo de nuestro Partido, Ejército y pueblo al personificar las ideas y liderazgo, la personalidad, las virtudes, el coraje y el valor de Kim Jong-il” dijo en su discurso Kim Yong-nam, jefe del Presidium de la Asamblea Popular Suprema.

opinan los foristas


El gordito Kim Jong-un pasaría desapercibido en el mundo, pero nombrado “general de cuatro estrellas” (sin haber servido un día) de un ejército de 1.100.000 soldados, y además según despacho de la agencia norcoreana KCNA “El mando de Kim Jong-un es seguro y definitivo para cumplir la revolución y la brillante sucesión”, al gordito heredero le esperan grandes titulares en los próximos meses. De Kim Jong-un se sabe muy poco, sólo imprecisamente que habría estudiado en un colegio de Berna (Suiza) escudado en un seudónimo durante su adolescencia.

Un día después de proclamar a Kim Jong-un como nuevo “líder supremo” tras la muerte de su padre Kim Jong-il, la comisión de Defensa Nacional de Corea del Norte afirmó en un comunicado que “Declaramos solemnemente, y con seguridad, que los políticos necios de todo el mundo, incluido el grupo de marionetas en Corea del Sur, no deberían esperar ningún cambio de nosotros”. La Comisión Nacional de Defensa, que remitió el despacho, es, según la Constitución del Corea del Norte, el máximo órgano rector de su ejército y el que gestiona los asuntos militares en el país totalitario.

Corea del Norte tiene unos 24 millones de habitantes, tantos como si a Venezuela le quitáramos la ciudad de Valencia, o la suma de los habitantes de Catia y Maracay. Pero a diferencia de Venezuela, país pobre pero con petróleo, Corea del Norte es un país paupérrimo pero con capacidad nuclear. Y esa capacidad está ahora al mando del gordito de 30 años de edad o de unos generales corruptos y fanáticos comunistas que simplemente tendrán “secuestrado” al heredero de la monarquía comunista norcoreana.

En el mundo existen más de 20.000 universidades activas. Se registraron 1.979.133 patentes en el año 2011. En 2009, las primeras 1.000 empresas que más invirtieron en investigación y desarrollo lo hicieron por un monto de 503 mil millones de dólares. Se consumieron 90 millones de barriles diarios de petróleo en 2011.

Pero en Corea del Norte, un gordito desconocido de 30 años tiene el poder de apretar un botón para lanzar un misil sobre Japón con capacidad de destrucción nuclear. A algunos les parecerá que Corea del Norte queda muy lejos de Venezuela, pero ni tanto, ya que gracias también a otro “revolucionario” como Hugo Chávez, nos hemos inmiscuido en la búsqueda del botón nuclear que desesperadamente desea el hijo enano de los ayatolas iraníes, Mahmud Ahmadinejad, quien ha prometido “borrar del mapa” al estado de Israel e inflingir “daños irreparables” a los Estados Unidos, precisamente nuestro mayor comprador de petróleo y proveedor de alimentos y equipos a nuestro país.

El mundo observa con estupor cómo en “revoluciones”, gorditos y enanos obtienen capacidad para matar a millones de personas. Mientras, que otros por acá, las apoyan con tal de no ceder nunca el poder a otros. Como en Corea del Norte.

Es muy ingenuo pensar que el mundo desarrollado y libre tolerará esas situaciones. No olviden al gordito ni al enano, darán de qué hablar. Pero tampoco olviden que la cuerda revienta siempre por lo más delgado.

Y el de por acá, es por demás, necio.

Sígueme en @morandavid



Etiquetas:

Canal Noticiero Digital

Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com