nacionales, ni tan al margen, sucesos

Mujer falleció cuando le implantaban glúteos en Catia

30 Noviembre, 2011

ND.- Yuraima Presilla Brito, de 35 años, murió este lunes convulsionó cuando le realizaban un aumento de glúteo en el Centro Estético Nutricional Dani Ligth, ubicado en la Plaza Sucre de Catia.

opinan los foristas

La supuesta doctora Mercedes Elvira Betancourt Paredes ya tenía registros en la policía debido a la muerte de un hombre en las mismas circunstancias en 2010. Betancourt estaba bajo régimen de presentación ante el tribunal 46 de Control de Caracas, tras ser detenida y presentada ante tribunales y quedar libre bajo fianza.

Presilla Brito dejó tres hijos.

El caso completo a continuación en la nota de La Voz:

La ama de casa Yuraima Presilla Brito, de 35 años, se convirtió en la tercera persona que pierde la vida en el Centro Estético Nutricional Dani Ligth, ubicado en la Plaza Sucre de Catia, tras someterse a un tratamiento para agrandarse los glúteos

Yuraima Presilla Brito (35), ama de casa y madre de tres niños, tenía casi un año, recibiendo tratamiento para la reducción de medidas corporales, en la estética “Dani Ligth”, ubicada en la plaza Sucre de Catia. Este lunes, acudió a una sesión de implante de glúteos y la sacaron muerta.

Poco más de media hora transcurrió, desde el momento en que la mujer ingresó al consultorio. Su sobrina de 17 años de edad, la esperaba afuera, cuando de pronto, vio salir a la presunta doctora, buscando ayuda, porque su tía convulsionaba.

Dos personas más

Un vecino que vive en el refugio donde queda la estética llegó a toda prisa ante el llamado de la mujer, pero en vano trató de prestarle primeros auxilios. Yuraima Presilla, yacía muerta, en la misma camilla donde en otras oportunidades reposó, sometida a tratamientos estéticos no supervisados. En la misma estética, donde ya otras dos personas, habían perdido la vida.

Yulia Presilla, hermana de la víctima, labora como empleada de seguridad del Periférico de Catia. Estaba laborando, cuando su hija de 17 años, la llamó por teléfono para decirle que algo estaba ocurriendo con su tía. Al parecer, había convulsionado.

La hermana de Yuraima, no dudo en trasladarse a la estética “Dani Ligth” y a las puertas del edificio Pomarrosa, se encontró a unos funcionarios de la PNB que impedían el paso de visitantes. Entendió entonces, que algo sucedía. “Yo hable con los policías y como ellos me conocen, me dejaron pasar. Subí al consultorio, pero ya mi hermana estaba muerta”, contó.

Evasivas

Al entrevistarse con la supuesta doctora, la mujer la evadió y nunca le explicó que había sucedió, puertas adentro, durante la sesión. Por el contrario, fue fría al afirmarle que no era la primera vez que ocurría eso con un paciente y que para eso “tenía un muy buen abogado”.

En efecto, Mercedes Elvira Betancourt Paredes (43), dueña y supuesta doctora del Centro Estético Nutricional “Dani Ligth”, estaba bajo régimen de presentación ante el tribunal 46 de Control de Caracas, por la muerte de Jakmel Enrique Hidalgo Henriquez (3Cool.

El hombre estaba falleció durante una sesión de implante de glúteos, en la misma estética, el 15 de enero del 2010. Un día después, la mujer fue detenida y presentada ante tribunales, pero quedó en libertad bajo fianza.

La muerte de Jakmel Hidalgo, no fue la única el primer caso. La subdelegación Oeste del Cicpc, procesa el expediente por la muerte de otra paciente. La víctima, Sabina Dolores Labrador Escalante (35), murió durante un tratamiento de aumento de glúteos, a manos de Mercedes Betancourt, el 22 de octubre del 2009.

En los archivos policiales, reposan a su vez, dos investigaciones en contra de la presunta doctora, por el delito de lesiones. Una de las víctimas, de nombre Josefina Villarreal Elias (27), denunció haber pagado un tratamiento de inyección en los glúteos en mayo del 2010, tras el cual, sufrió serias lesiones y heridas infectadas en la piel, que la obligaron a recurrir a la emergencia del hospital José María Vargas.

Otra paciente, identificada como Iraida Coromoto Contreras Sambrano (19), denunció un caso similar ante la Fiscalía 43 del MP, el 5 de Mayo pasado. En su caso, declaró haber sido sometida a la inyección sistemática de biopolímeros en los glúteos, que al igual que a Josefina Villareal, le generó inflamación y la aparición de úlceras supurantes.

Yulia Presilla, hermana de Yuraima Presilla, dijo que se enteró del historial policial de la mujer, cuando acudió a la sede del Cicpc, en el momento en que la Brigada contra Homicidios del Oeste, practicó la detención de Mercedes Betancourt, la tarde de este lunes.

Según contó, la detenida, no tiene ningún título, ni certificado que la acredite como médico, ni esteticista. La única referencia que tenía, era la tarjeta de presentación de la clínica, donde la mujer ofrecía sus servicios en Tratamiento para la obesidad, hidrolipoclasia ultrasónica, dermocell garbanica, rejuvenecimiento facial, lipoescultura sin bisturí y aumento de glúteos.

Referencia de amigas

La víctima, llegó a la estética por referencias de unas amigas y allí, logró bajar en efecto sus medidas, al punto que había convencido a otras mujeres de ponerse en tratamiento con Mercedes Betancourt.

Así, animó a su sobrina de 17 años, hija de Yulia Presilla, quien tenía un mes inyectándose los glúteos, para aumentar su volumen, sin el consentimiento de sus padres y a una amiga, que este martes, acompañaba a los familiares en la morgue de Bello Monte, para retirar el cadáver.

La amiga de la víctima, sostenía en sus manos, una tarjeta de control de citas de la estética “Dani Ligth”, donde aparecía la marca y fecha de las primeras tres sesiones que recibió. Desde allí, contó que pagó 1800 bolívares de contado, por doce citas, convencida por Yuraima Presilla, de que había hallado la solución a su sobrepeso.

Canal Noticiero Digital