end header begin content

opinión

Lo capitalista es mejor y más barato. Aquí un ejemplo

25 noviembre, 2011

Hugo Chávez miente sin rubor y hasta con desesperación. Con 13 años en el poder ya lo conocemos demasiado bien. Ahora, de manera contra natura ha metido al país en lo que será el peor período económico de toda su historia con la Ley de Costos y Precios. Una ley similar la abandonó China en el año 1978 porque sino no saldrían jamás de la ruina comunista en que vivían.

opinan los foristas

El 22 de noviembre de 2011, Hugo Chávez realizó un contacto telefónico con motivo al lanzamiento de la Ley de Costos y Precios. ”Esta Ley es para proteger al pueblo de la especulación del capitalismo”. Chávez señaló que “es importantísimo saber, por ejemplo, que una crema dental en México cuesta 6 bolívares, la misma crema que aquí venden en 18″. Igualmente Chávez se preguntó “¿Te das cuenta cómo aquí especulan? Porque aquí se formó el capitalismo en una de sus variantes más perversas”. “El mismo tubo de crema dental, de la misma marca, con los mismos componentes. Esa es la especulación y el atropello del capitalismo, contra esto Karlín (Granadillo) tenemos una batalla muy dura, tengo mucha fe en tí muchacha”, apuntó. Con respecto a los precios de las toallas sanitarias dijo que “en Colombia la venden en 0,9 bolívares el paquete y aquí la venden en casi 2. Lo que representa el 112%, es decir más del doble”

Sin mostrar una sola prueba, una facturita, un detalle preciso, Hugo Chávez despachó al “capitalismo” a punta de dentífricos y toallas sanitarias bolivarianas inexistentes.

Lo que queremos destacar en este artículo, es la mentira, el engaño que utiliza todo el gobierno para vender la imposible superioridad económica del “socialismo” (que en todas las sociedades de todas las épocas no ha superado el ser un corrupto e ineficaz capitalismo de estado) sobre el capitalismo empresarial.

Con un ejemplo que todos conocemos, les demuestro lo falaz del chavismo. Tomemos un “litro” de aceite mineral para motor (en realidad es un “quart”, es decir 0,946 litros). Está en todas las estaciones de servicios Pdvsa. Ese aceite mineral se hace con “base lubricante” producto de la destilación de nuestro petróleo, en nuestras refinerías, de la socialista PDVSA. Luego, en una planta “mezcladora” de Pdvsa se le agregan unos aditivos, como antiespumantes, detergentes y mejoradores de viscosidad, que pueden alcanzar el 30% del volumen. Luego se envasa en “potes de plástico” hechos con materia prima producida en la “socialista” Pequiven con nuestro petróleo. Y de ahí a las socialistas estaciones de servicio de Pdvsa donde usted lo consigue a 45 BsF el litro. Es deecir 45/4,3= 10,46 dólares estadounidenses.

El costo aproximado de producción de un barril de petróleo por parte de Pdvsa está en unos 12 dólares por barril (aproximado porque Pdvsa no hace pública información confiable) y ese barril se lo vendemos a un precio aproximado de 100 dólares a las empresas estadounidenses, las cuales en sus refinerías “capitalistas” obtienen las bases lubricantes, le agregan aditivos “capitalistas”, lo envasan en “potes capitalistas” y los llevan a estaciones de servicios “capitalistas” al precio de 4,29 dólares, es decir 4,29*4,3=18,4 BsF. La matemática simple nos indica que allá el litro del aceite mineral “con los mismos componentes” (incluyendo nuestro petróleo a 100 dólares el barril) tiene un precio “capitalista especulador” de BsF 18.4 que es 60% más barato que el precio “socialista solidario” de BsF 45.

Pero además, en ese país capitalista se paga al menos un salario mínimo de 1.200 dólares mensuales que son 1,200*4,3=5.160 BsF que es 3,3 veces superior al socialista salario mínimo de BsF 1.541 apenas vigente desde septiembre de este año en Venezuela.

¿Y cuánto dura esa diferencia en el salario? Lamentablemente poco. Veamos: En el “imperio” capitalista la inflación está alrededor del 3,5% anual, es decir que los 1.200 dólares de salario mínimo mensual, que son 14.400 dólares anuales, “reducirían” su poder de compra en 504 dólares quedando al año 13.896 dólares. Mientras que en nuestro “paraíso socialista” la inflación ronda el 27% anual, lo que erosionaría el poder de compra del salario mínimo anual de BsF 18.492 (1.541*12) en BsF 4.993 (4.993/4,3= 1.161 dólares) quedando al año en BsF 13.499 (13.499/4,3=3.123 dólares). La diferencia entre 13.896 dólares “capitalistas” y 3.123 dólares “socialistas” es sencillamente demoledora. Eso si no hay otra devaluación en el camino, ya que este gobierno socialista lo ha hecho dos veces en los dos últimos años, cuando devaluó en enero de 2010 devaluó de 2,15 a 2,60 y en enero de 2011 de 2,6 a 4,3 BsF por dólar estadounidense. Así que enero de 2012 podría ser el tercer “enero negro” consecutivo.

El capitalismo le gana de “rabo alzado” al socialismo chavista: menores precios, mayores salarios, mayor variedad de productos, mejores calidades.

Y muy a nuestro pesar, estimado lector, con la socialista Ley de Costos y Precios, su salario no podrá ser ajustado a menos que el gobierno lo autorice, ya que usted es parte integrante del costo, es decir, del esclavismo socialista.

Ya lo dijo Fidel Castro, socialismo y comunismo es lo mismo. Y su hermano Raúl, el que heredó el poder en esa cárcel llamada Cuba, refiriéndose a Venezuela expresó “cada día somos la misma cosa”

En el mundo, la escasez y el racionamiento son cosas de socialistas.

PD1: En este ejemplo fui benévolo al suponer que la calidad del aceite “capitalista” es similar a la del aceite “socialista”. Eso era antes. Las bases lubricantes de Pdvsa hace años están fuera de especificaciones, por lo que el aceite terminado no alcanza los niveles de servicio que estaría supuesto a entregar y por el cual usted paga un buen dinero.

PD2: Un comentario final: Respecto al precio de la gasolina, anormalmente bajo en nuestro país, éste no obedece a que la “Pdvsa socialista” la produzca con una eficiencia fuera de serie, sino a que los economistas vudú del gobierno consideran que el aumento en su precio para que cubra al menos sus costos de producción, desataría un estallido social. Entonces su precio es un fetiche. Esa ecuación chavista socialista ha permitido el establecimiento de un circuito social desastroso a su alrededor:

El gobierno recibe menores dividendos de Pdvsa por las pérdidas en la gasolina, es decir menos recursos para la seguridad, hospitales, carreteras y escuelas. Estaciones de servicio decadentes. La gente despilfarra la gasolina, la usan hasta como limpiador. El tráfico en las ciudades es terrible, con un alto impacto ambiental.

No ayuda a bajar la inflación. y lo peor de todo, que el contrabando “socializa” las pérdidas de Pdvsa por el precio en el mercado interno generando un negocio socialista de unos 8 mil millones de dólares anuales que les quedan “limpios de polvo y paja” a las mafias de Pdvsa y militares que contrabandean varios miles de barriles diarios de gasolina en los países vecinos. Mafias, por cierto, intocables.



Etiquetas:

Canal Noticiero Digital

Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com