end header begin content

ni tan al margen, política

Ibsen Martínez responde a Horacio Medina: El “malhado paro” de 2002-2003

31 agosto, 2011

ND.- Si usted busca la palabra “malhado” en la Real Academia de la Lengua, encontrará que no está en el diccionario. Y si busca la frase “malhado paro” en Google, se encontrará con una sola entrada.

opinan los foristas

Su autor es Ibsen Martínez, y trata del último salvo en la polémica entre el dramaturgo y escritor, guionista de “Por estas calles”, y Horacio Medina, el petrolero, a propósito del reciente estreno de “Petroleros Suicidas”, una obra sobre “la gran huelga del Zulia, en 1937, y el fracasado paro petrolero de 2002-2003”.

En una respuesta previa, Horacio Medina critica la obra en tres puntos: Que Ibsen Martínez se refiera al paro como “paro petrolero” y no como “Paro Cívico Nacional”, evadiendo así “la aceptación que tuvo dicha convocatoria por vastos sectores del quehacer nacional”; que la obra refleja la “visión de un sector de la sociedad que no necesariamente puede entender la otra visión y razón, menos aun cuando no fue consultada”; y el título, porque Horacio Medina le dice que aunque comprende que la motivación para el título es otra, “Resulta, mi Querido Ibsen que los suicidios no son supuestos, existieron y tuve además el doloroso trance de saberlo de primera mano”.

En su repuesta, Ibsen Martínez considera que la huelga petrolera de 1937 dejó un saldo positivo: “Vista en retrospectiva, es innegable que aquella huelga (de 1937) prefiguraba parte importante de lo que sería la tortuosa relación de los venezolanos del siglo XX con el petróleo, por entonces todavía un intruso en la fallida Arcadia agrícola que éramos desde mediados del siglo XIX. El saldo, sin duda, fue positivo. Valió la pena aquella huelga; fuimos mejores a partir de aquellas jornadas”.

Sobre el paro de 2002-2003, la respuesta de Ibsen Martínez es igual de tajante: “¿Puede decirse lo mismo del llamado “paro petrolero” convocado a fines del aciago año 2002 por la llamada “Coordinadora Democrática”, con “Gente de Petróleo” a la cabeza? Mi respuesta es un rotundo “¡no!”.

Agrega además Ibsen Martínez, especificamente sobre la crítica de que la obra no fue consultada, que “mueve a risa que un dramaturgo que escriba, digamos, una pieza sobre un bombero asesino serial deba consultar primero con el cuerpo de bomberos. El relato de un bombero asesino no descalificaría jamás al noble gremio de los apagafuegos. Contrario a lo que parecen creer los indignados tuiteros petroleros, la obra no está situada en eñ 2003, sino ¡en 1997!”

Pero como buen dramaturgo, Ibsen Martínez deja el final de la respuesta en suspenso, para un siguiente artículo: “Con lo que dejo para la próxima entrega mi balance – duro, me temo, pero que tengo todo el derecho de hacer y difundir – sobre el malhado paro de 2002-2003. To be continued”.

Así que esperaremos la continuación de su respuesta sobre el “malhado paro”. Mientras tanto, traemos a colación un detalle: malhado es una palabra del portugués y una de sus traducciones al español nos da la expresión “estar entre Pinto y Valdemoro”, dos localidades de Madrid. Según cuenta un forista anónimo del sitio Tomísímo.org, el origen de la frase es una historia sobre un borracho que cada día pasaba por un arroyo que separaba Pinto de Valdemoro. Saltaba de un lado al otro del arroyo y decía : “ahora estoy en Pinto, ahora estoy en Valdemoro”. Un día se cayó al arroyo y dijo: “ahora estoy entre Pinto y Valdemoro”. Ya veremos.

Leyenda de la imagen: Ibsen Martínez (izq) y Horacio Medina (der)



Etiquetas: | | |

Canal Noticiero Digital

Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com