end header begin content

opinión

PSUV un cáncer insoportable

19 julio, 2011

A raíz de la enfermedad de Hugo Chávez el espectáculo bochornoso brindado por sus más cercanos colaboradores es repugnante. Lloran pero a escondidas ríen; se dan golpes en el pecho pero en privado invocan al diablo; piden por su sanación pero cuando lo despiden se les nota su doble intención. Ocultan lo que a toda luz es evidente, sin Chávez son menos que nada.

opinan los foristas

El creciente clima de protesta confirma la urgente necesidad de promover un cambio de gobierno, la creación de una sociedad moderna, un país para todos. En 1998 los venezolanos pensaron y votaron apostando por un cambio que energizara al país, renovara al liderazgo y sentara las bases para el desarrollo de una democracia moderna, con oportunidades para todos. El tiro salió por la culata.

En la campaña de 1998 los venezolanos fueron alertados que Hugo Chávez era comunista, que seguía a Fidel Castro; alertados que de ganar Chávez las elecciones llevaría a Venezuela por el sendero de la miseria cubana pero la mayoría, pobre y ricos con aquello que había que destruir a los partidos políticos, hicieron oídos sordos. Hoy, doce años después, confirmadas las alertas de 1998, el presidente, ya no solo es un declarado marxista, ahora despacha desde La Habana-Cuba.

Para la clase comunista gobernante es igual lunes o domingo, allí está el adulador de guardia. Sin ningún tipo de escrúpulo se rotan para mentir, insultar, abusar del poder y amenazar a una población desarmada que marcha por el camino de la libertad y la democracia. No tienen ningún recato, tienen como parámetro de actuación involucrar a la Fuerza Armada en asuntos expresamente prohibidos por la Constitución.

 

El caso de El rodeo dejó claro que no hay límites para el gobierno. Sus métodos atentan a pleno día contra la seguridad pública y moral ciudadana. No asumen la responsabilidad por sus acciones, se apoyan en la colonización de los poderes públicos para evadir la ley y rendir cuentas. En las cárceles muere en promedio un preso por día; en las calles más de 14.000 ciudadanos por año.

Diputados, obreros, profesores, estudiantes, médicos, enfermeras, militares, campesinos, empresarios, industriales, amas de casa, desempleados todos engañados por los socios del comunismo, del castrismo. Un trillón de dólares recibidos en 12 años con un balance negativo de país destruido, arruinado, inseguro han convertido al PSUV en el sentimiento de algo insoportable y repugnante. Son la expresión de la inconformidad y punto de referencia para el cambio. Nunca, nunca más el comunismo.

Ahora llegan con la Ley de Costos para ponerle la estocada a la iniciativa privada, la grande y la pequeña. Pronto dirán que tienen que regular a la señora que vive de la venta de los pasteles, de las empanadas, de la chicha, del cafecito en la autopista. Perderán el taxi, la moto, la bodega, la peluquería. El comunismo no quiere propietarios, no quiere propiedad en manos de la gente. Saben que propiedad es libertad.

@gongaro



Etiquetas:

Canal Noticiero Digital

Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com