end header begin content

opinión

Elevar la moral

9 julio, 2011

En eso de elevar la moral hay que ser cuidadoso, no es lo mismo elevar la moral de las tropas que utilizar a las tropas para elevar la moral del jefe. Esto último puede dar lugar a dudas, serias interrogantes, mientras que lo primero si es tarea del que manda.

opinan los foristas

Medios oficiales del gobierno abrieron la información que el Presidente Hugo Chávez visitó la Academia Militar, allí los cadetes del Ejército le rindieron los honores que corresponden a su cargo. Hasta allí todo bien. No está nada mal que un presidente o cualquier mortal visite su antigua casa de estudios, por ejemplo, la facultad de medicina, la Escuela de Leyes, en fin su alma mater. En el caso particular de Hugo Chávez, dado el cuadro médico delicado que ameritó sendas intervenciones quirúrgicas, su presencia en uno u otro sitio puede dar lugar a las más variadas conjeturas, escenarios y análisis. Está mal, está bien.

Uno, que aunque está en franca recuperación sus asesores estimaron que deben hacer todos los esfuerzos para mantenerle en un grado de estado de ánimo positivo y fuerza moral. De allí que pudo habérseles ocurrido que visitar la AMV era una muy buena idea. Para Chávez no hay duda que lo es y más después de no haber estado físicamente el 5 de julio en Los Próceres.

El otro, el más delicado, es que se pueda ver como una despedida, situación nada conveniente para la tranquilidad y serenidad del país. En este sentido es un error político cuando se busca calmar las aguas rojas.

Lo mejor para elevar la moral es mantenerse ocupado, activo, trabajando, acostarse cansado. En otras palabras sudar la arepa. Al presidente, activo como ha estado estos días, le hace falta regresar al trabajo y dedicarse a gobernar, olvidarse, no del tratamiento, pero sí de quirófanos, camillas, muletas, sillas de ruedas. Hay cantidad de problemas que no esperan por la solución, se agravan.

Muchos venezolanos son de la opinión que el Bicentenario fue celebrado a lo pobre, más de un trillón de dólares recibidos y ninguna obra monumental, ni tan siquiera taparon todos los huecos de la ciudad de Caracas y eso que fue una promesa central. No hay una visión monumental, solo parroquial.

“Hay algunos que dicen que es mentira…si ustedes me vieran el abdomen, pero no lo voy a mostrar…”, esto me recuerda a la fabula de “viene el lobo, viene el lobo” y cuando verdaderamente llegó la gente no lo creía. Es el tema de la desinformación de los Ministros que agotaron la confianza y credibilidad en la población. Nunca sabremos si fue intencional o por negligencia.

El mismo día de la visita de HCh a los cadetes se conoce la noticia que los Magistrados del TSJ se asignaron Bsf. 10.000 mensual en cestatiket para subirse la moral.

@gongaro



Etiquetas:

Canal Noticiero Digital

Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com