end header begin content

nacionales, sucesos

Mataron de un tiro en la cabeza a joven pelotero de 12 años en Guayana

31 mayo, 2011

Madre de Yeison. Foto tomada del Correo del Caroní/ por José Leal

ND.- Yeison José Belmonte Cedeño, futuro pelotero de 12 años, murió el domingo en el barrio Trapichito de San Félix, en el estado Bolívar, cuando se produjo un tiroteo en una gallera, y un disparo le dio en la cabeza. Su asesinato causó la furia de los vecinos que corrieron tras los culpables y lincharon a dos de los tres responsables.

Era único hijo, así lo habían decidido sus padres, quienes consideraron que por la situación económica tener un sólo hijo era la opción para darle la mejor educación y crianza a Yeison.

opinan los foristas

El niño era conocido como “manos de seda”, jugaba para el equipo de beisbol Criollitos de Venezuela de la parroquia Vista al Sol desde los ocho años. De hecho representó al estado Bolívar en dos oportunidades y ganó varias copas.

Sus maestros y familiares lo describen como un alumno ejemplar “impecable de trato, que además de ser buen amigo y compañero era excelente estudiante”.

“Estudiaba sexto grado en la Escuela Básica Estadal Héctor Guillermo Villalobos. Sus docentes indicaron que tenía ganado un botón de honor al mérito por sus “excelentes” calificaciones”.

Según indican las informaciones Yeison recogia latas en el sector donde vivía para luego venderlas, y reunir el dinero para seguir desarrollando su carrera de pelotero.

A continuación la nota del Correo del Caroní:

Un tiroteo ocurrido el domingo en una gallera ubicada en Trapichito, en San Félix, extinguió la vida del joven de 12 años. Además del niño, otra persona resultó fallecida. La rabia llevó a varios residentes de la comunidad a buscar a los culpables, y entre gritos, golpes y disparos lincharon a dos de los tres responsables.

Este miércoles sus padres, vecinos y maestros enterrarán a un niño al que describieron como un excelente compañero de clases, buen estudiante, deportista de calidad y un hijo ejemplar. “Hace días cumplió años y dijo que su regaló sería el juego que realizaría el día sábado. Pichó cinco innings seguidos y me dijo: papá este juego es mi regalo de cumpleaños, estoy triunfando”.

√ Era hijo único, sus padres no quisieron tener más porque las condiciones económicas no les permitían cuidar de otra criatura, en Yeison pusieron todo su amor y empeño, “buscábamos educarlo como un niño de bien y así lo hicimos”, comentó el padre, hasta que un disparo en la cabeza acabó con el sueño.

El sueño del niño era ser un gran beisbolista

Planificar un solo hijo se convirtió en una realidad llena de soledad y dolor para la familia Belmonte Cedeño. “Mi esposa y yo decidimos tener uno solo porque hoy en día la situación está muy difícil, buscábamos educarlo como un niño de bien y así lo hicimos. Hoy desgraciadamente tenemos que decir que nos quitaron nuestro sueño, el cual era verlo ser un gran hombre”, dijo Narciso Belmonte, padre del menor.

La muerte del niño Yeison José Belmonte Cedeño, de 12 años, ocurrió el domingo en la tarde, cuando tres pistoleros se presentaron en una gallera en el sector Trapichito II y dispararon contra todos los presentes. En medio de la balacera también falleció Ángel Alexis Rosal, de 35 años, mientras que dos de los delincuentes fueron linchados por algunos habitantes de la comunidad.

Familiares, maestros y amigos del adolescente se congregaron ayer en las instalaciones del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (Cicpc), para esperar que se hiciera la entrega del cadáver.

El cuerpo de la víctima será velado en su residencia, ubicada en el barrio La Victoria, en San Félix, y se tiene pautado que el sepelio de realice mañana en el Cementerio Municipal de Chirica.

Consternados por lo sucedido pidieron a las autoridades soluciones al problema de la violencia en la región.

“Estoy indignado, pero con eso no puedo hacer nada, pido justicia verdadera y no solo por mi niño sino por cada uno de los venezolanos que diariamente mueren en manos del prójimo”.

Belmonte no entiende cómo pueden existir personas que no miden sus actos y matan por matar. Lamentó que muchas de las víctimas son niños indefensos que apenas ven la luz de la vida.

Manos de seda

Yeison, conocido como “manos de seda”, formaba parte del equipo de beisbol Criollitos de Venezuela de la parroquia Vista al Sol desde los ocho años. Representó en dos oportunidades al estado Bolívar y llegó a ganar varias copas.

“Mi hijo era un gran pelotero y ya no lo tengo a mi lado, era mi amigo y compañero. A su corta edad tenía una fuerza inexplicable. Ahora no sé qué voy a hacer yo con ese bate y esos guantes que están en mi casa, cuando me toque buscarlo por las esquinas de la casa y no pueda escuchar su voz y carcajada”.

Entre lágrimas el hombre se preguntó si podrá soportar la pérdida. “No sé si vaya a tener fortaleza para soportar, este dolor está acabando con mi vida, creo que no podré volver a comenzar sin él. Yeison seguirá siendo mi campeón. Hoy quiero desaparecer de este pueblo donde me arrebataron a lo más bello que tenía en la vida”.

El sueño del joven pelotero era llegar a ser un gran profesional de béisbol y, según su padre, estaba luchando por conseguirlo. “Siempre me decía: ‘papá tienes que llegar a viejo para que me veas ser un grandeligas triunfando por todo el mundo’. Me dijo varias veces que si a mí me pasaba algo él se moriría y resulta que ahora quien se está muriendo del dolor soy yo. Pido justicia y espero estar vivo para verla”.

“Hace días cumplió años y dijo que su regalo sería el juego que realizaría el día sábado. Pichó cinco innings seguidos y me dijo: papá este juego es mi regalo de cumpleaños, estoy triunfando”.

Heridos bajo supervisión médica

Ángela Calzadilla, una de las víctimas de la balacera, permanece recluida en el Hospital de Clínicas Manuel Piar, la mujer era esposa del fallecido Ángel Alexis Rosal, quien recibió cinco heridas de bala, tres en el brazo izquierdo y otras dos en el estómago.

En el Hospital Dr. Raúl Leoni de Guaiparo aún se encuentran Cecilia Viamonte, de 42 años de edad y Carlos Chacón, de 23.

Hasta los momentos las autoridades competentes no se han pronunciado. Por ahora dos residentes de la comunidad se mantienen detenidos por acribillar a Ramón Isidro Mena González, de 49 años y Ammer José Rizzo Gómez, de 35 años. El tercero, delincuente conocido como “Jaimito” logró fugarse.

Vecinos de la comunidad piden que los detenidos identificados como Wilmer José Millán Abreu, de 39 años y Bernardo Moya, de 30, sean liberando. Según los habitantes éstos actuaron indignados ante la impunidad que se vive en el país.

“Ahora sí nos van a hablar de justicia y los van dejar presos, si los hubiesen dejado ir serían otras muertes sin culpables. Ya estamos cansados de tanta violencia e impunidad, es por eso que decidieron tomar la justicia con sus manos, por el coraje de ver cómo matan a niños y seres queridos y se quedan de brazos cruzados”, denunció Leonor Córdova, esposa de Moya.

Excelente alumno

Maestros de Yeison José lamentaron lo sucedido y caracterizaron al pequeño como una persona impecable de trato, que además de ser buen amigo y compañero era excelente estudiante.

Belmonte estudiaba sexto grado en la Escuela Básica Estadal Héctor Guillermo Villalobos. Sus docentes indicaron que tenía ganado un botón de honor al mérito por sus “excelentes” calificaciones.

“Yeison era un ejemplo a seguir, es muy lamentable esta situación, el gobierno debe buscar soluciones, no nos pueden seguir quitando a nuestros hijos y todos quedamos de brazos cruzados sin poder hacer nada”, dijo el profesor Henry Cubrice.



Etiquetas: | |

Canal Noticiero Digital

Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com